lunes, 19 de junio de 2017

Botinburgo y las dos caras [Para Olivia (4)]


Un día como hoy, hace ochenta años, el ejército de Franco entró en Bilbao y tu bisabuelo José Mari, pudo llegar a casa de tu bisabuela Carmen, en la calle Méndez Núñez de Santander, que era la casa de tu tatarabuela Carmen y tu tatarabuelo Mario. En generaciones posteriores nuestra relación con Bilbao se ha vuelto a cruzar más de una vez, tu tía Carmen vivió varios años aquí donde nació Carlos, el primo mayor de tu padre por la rama materna. Y aquí llegamos tu abuela y yo, con tu padre de seis años, hace ahora casi treinta y un años.

La noticia del aniversario del atentado en el Hipercor de la Meridiana o del final de la guerra civil en el País Vasco, me lleva a darte alguna nota que puede que algún día leas o te cuenten, querida nieta. Tu bisabuelo fue un refugiado, así se les denominaba. Hoy diríamos que era un desplazado interno. La suma de unos y otros alcanza a la mitad de lo que era la población siria antes del conflicto. No estamos ante conflictos nuevos. Lo que puede ser más nuevo es el incumplimiento de las leyes internacionales por parte de los poderes públicos. Mañana, 20, es el día internacional de los refugiados.

Una conmemoración que debe tener unos trescientos mil afectados más que hace un año. Son casi mil personas las que cada día deben huir de su residencia habitual para salvar la vida. Y no es un asunto que tengamos en el centro de nuestras preocupaciones. El calor, las olas de calor, los incendios forestales, los ataques terroristas de intensidad variable… futbol, cotilleos, corrupción, casi todo está por delante en el interés informativo.

Cuando tus bisabuelos se encontraron en Santander y se vieron lo que se dice flechados, el escudo de nuestra ciudad ya llevaba las cabezas de los dos santos mártires patronos de la misma y la nave y la torre del Oro, recordando la participación de nuestros marinos en la conquista de Sevilla a mediados del siglo XIII. Nuestras famosas dos caras. Algo que nos puede molestar o divertir. Que en algún momento se respondía desde, creo, el sentimiento de inferioridad respecto al agresor.

Esta semana se va a producir un acontecimiento en la historia local, con visita real incluida. Con tres años de retraso, la crisis no perdona a nadie, con Emilio, el patrón del proyecto fallecido, su hija Ana Patricia, los reyes, la alcaldesa, supongo que la reina madre Revilla  y la vicepresidenta Díaz Tezanos, no creo que falte el ministro de Fomento… y a saber cuantísimos aduladores y ciudadanos respetables más, el viernes 23 se inaugura el centro Botín, obra del ilustre arquitecto italiano Renzo Piano.

Las dos caras versión actualizada. Yo no voy a ir a la magna convocatoria. Si me lo hubieran programado otro día hubiera dudado, pero en la noche de San Juan mi lugar es junto a una hoguera. Si el Ayuntamiento de Santander anula la de la segunda playa, para realzar lo otro, buscaré otra. El baño, a mi edad, antes de que se haga de noche.

No soy muy combativo en este asunto. No voy el 23 pero iré en otro momento. Ya lo he anunciado en un acto público en el que una activista pedía más o menos boicot eterno. El edificio no parece el mejor de su autor y no me gusta el emplazamiento, pero entre que esté ahí o que no exista, me inclino por lo primero. No me gusta el patrón que lo impuso en ese lugar precisamente, ni el alcalde que lo aceptó, ni los coros de plañideras a favor y en contra… tenemos demasiados desaguisados urbanísticos en la ciudad. Me cuesta señalar uno como el más notable. Botín murió. Viva Botín.


miércoles, 14 de junio de 2017

Mañana es 15-J


Durante mucho tiempo tuvo significado. Hoy puede estar cerca del olvido. Han pasado cuarenta años desde aquel 15 de junio. Cinco semanas más tarde iba a ser y fue mi boda. Yo estudiaba en la Universidad de Barcelona y trabajaba en la factoría de Seat en la Zona Franca, una fábrica con unas distancias difíciles de comprender si no se ha pasado por allí. Yo era solo uno de los miles que acudían allí a diario. ¿Aprendí allí más que en la Universidad? Creo sinceramente que siendo aprendizajes diferentes no pongo por delante ninguno de los dos. Empate técnico. Pero los dos en Barcelona. Por eso me importa, mucho, todo lo que sucede allí. Y lo que se dice. Lo que digan Llach y Guardiola y todos los demás. Incluyendo a mis amigos de allí, con esas posiciones, muy pocos, o las contrarias. Respetables todas. Necesitadas de cauce todas.

Cuarenta años son la mitad de la esperanza de vida de un varón español de los nacidos más tarde que yo. Aquel día, jornada electoral libre por primera vez desde  febrero de 1936, resultó una fiesta. Y en la circunscripción de Barcelona el resultado se acercó al espejismo que nos hizo creer por unas semanas, o meses, incluso unos pocos años, que se podía construir un estado democrático viniendo de uno totalitario, con una transición medianamente pacífica. La trampa apareció muy paulatinamente, revelando una ingenuidad notable en quienes creímos que aquello fuera posible. Tengo recuerdos personales como para aburrir a rebaños completos.

Vuelve a ser 15 de junio y es el cumpleaños de algún amigo, pero también llega a la mayoría de edad alguien a quien no conozco personalmente. Samuel ha sido su nombre en clave precisamente por ser menor. Un menor camerunés no acompañado que ha tenido la suerte de encontrar en el turno de oficio a una abogada que se ha batido por él como no podría haberlo hecho por quien pague la más alta de las minutas. Se sabe ya en muchos rincones pero yo creo que no la había nombrado aquí. Gracias Eugenia Gómez de Diego. Gracias por esa pelea contra el fuego amigo que ya se sabe que mata mucho más que el otro.

Granos de arena. Muchos pequeños casos que componen una playa desolada en la que la gestión cotidiana de la alternativa supuestamente progresista al gobierno del PP se revela como algo muy parecido. No igual. No lo he dicho nunca ni aparece en mi horizonte, pero las decisiones de algunos cargos de confianza en Educación o en Servicios Sociales, departamentos que sigo con más interés, no se diferencian en el día a día de las que han aplicado los contrarios.


Ese es el campo, con todo el barro que se quiera añadir, en el que la moción de censura virtual de Podemos ha celebrado el cuarenta aniversario del 15-J. No me gusta alguno de sus dirigentes ni algunas de sus formas internas, pero solo ver como ruge la caverna, lo que hace cuarenta años denominábamos bunker y la mayoría de lo que entonces apareció como alternativa, me parece esperanzador. Solo queda ver cuánto hay de real en el proceso que está a punto de culminar el partido socialista. Sin esa base electoral no hay ninguna posibilidad de cambio en España y Pablo Iglesias no ha pensado mucho en eso a la hora de presentar su moción.

lunes, 5 de junio de 2017

Don de lenguas


Algunos años días como hoy son fiesta en Santander. Este año no toca. No nos conformamos con dos fiestas locales. Necesitamos tres. No sé si la alcaldesa irá a cocinar ante la ermita de la Virgen del Mar con la soltura con la que lo hacía su predecesor. La tribu popular no anda muy unida por aquí y te pueden echar en cara la falta de sal o lo contrario. Una medalla para esa Virgen que detiene los temporales es lo que nos falta para estar en la onda más moderna de la gestión local.

Alberto Pico, que iba diariamente a la zona de la ermita, ya apareció en la última entrada. Por un conflicto en el Instituto que lleva su nombre. Pero recordé que estaba cercano el aniversario de su desaparición. Creía que solo habían pasado dos años pero son tres. Coincidió con la abdicación del rey que se equivocaba, como la paloma de Alberti… Demasiadas emociones en pocas horas. Una enfermera creyó que tenía muy alterado el pulso o la tensión, o todo, y me pasé horas en urgencias. El médico que me atendía me frenó, estuve a punto de escaparme. No podía perderme el funeral de Alberto…

Las autoridades educativas de Cantabria, me duele confesarlo, no han debido creer nunca en el significado de la fiesta de hoy. Ese Pentecostés que se celebra en tantos lugares laicos de Europa, algo tiene que ver con el don de lenguas, el don divino de explicarse en lenguas desconocidas. En el Instituto de Secundaria Alberto Pico de Santander han tratado de que una parte importante de sus alumnos hablen lenguas extranjeras de una manera más científica. Los recortes, que parece que son algo abstracto cuando se afirman o niegan en el Parlamento o en las oficinas de prensa de los partidos, al final se traducen en algo así: todos iguales, que no es cierto de partida, y a ustedes les sobran cinco profesores. Se promociona un determinado pacto educativo, probablemente se usan recursos públicos para publicitarlo y después…

Pero claro, todo eso son menudencias locales. El fiscal anticorrupción ha durado menos de un cuatrimestre: Es muy original la adaptación marianista de poner la zorra al cuidado de las gallinas. Tampoco ha estado mal la duda de si había que poner a parir a Trump o no por abandonar el pacto de Paris sobre el cambio climático. Es otra especialidad de Mariano y su primo. Menos mal que la voz de la amiga Merkel esta vez ha sonado alta y clara. Pentecostés estaba al caer.

Y como todo puede ser peor. Siempre. Aunque no se aplique la ley de Murphy, hoy, cinco de junio y lunes de pentecostés es el cincuentenario de la guerra de los seis días. La tercera de las cuatro que enfrentaron a Israel y sus vecinos a cuenta de Palestina. 50 años de saltarse a la torera resoluciones de derecho internacional. De usurpaciones diversas. De muerte y sufrimiento. Muchas muertes y mucho sufrimiento, casi siempre en cantidades tremendamente desequilibradas, siempre en perjuicio de los palestinos.

Si alguna vez alguien que pinte algo en lo que se llamó el concierto internacional quiere empezar a resolver dramas que se extienden por el planeta, que nos hacen a todos la vida menos amable y segura, tiene obligatoriamente que fijarse en lo que ocurre en ese lugar geográfico. Ese precisamente en el que alguna vez parece que se entendieron por influencia de la trinitaria tercera persona… ¿Dónde se ha metido la tercera persona? Por lo menos desde mayo de 1948 no está ejerciendo o, en el peor de los casos, de nuevo sin Murphy y como ave que vuela, está ya en alguna cazuela.





lunes, 29 de mayo de 2017

De Samuel a Alberto Pico


El viernes por la mañana recibí una llamada que me llenó de alegría, lo he reflejado a medias en un comentario de respuesta a otro que un buen amigo me hacía sobre la entrada anterior. Tiene mucho entusiasmo ese amigo con alguna de las nuevas formas políticas presentes en nuestros parlamentos. A mi me queda menos entusiasmo por las formas políticas. Por las nuevas y menos aún por las viejas. No me felicito por ello. Simplemente es así o así me lo parece.

La llamada se relaciona con un varapalo judicial al gobierno regional. Un varapalo que podía y debía haberse ahorrado nuestro gobierno. Yo he felicitado a la abogada defensora y ella me dice que está muy agradecida conmigo. No he sido más que uno entre muchos. Ese trabajo de activismo social que en muchas ocasiones te mueve cerca del desencanto cuando no de la desesperación. Esas veces que parece que nada va a cambiar, que da igual que gobiernen unos u otros, cuando rozas las antesalas de los poderosos explicando lo que te parece obvio… algunas veces tiene un colofón feliz.

Hace poco más de dos años llegó a nuestra ciudad un menor camerunés que cumplirá 18 el próximo 15 de junio, justo el día en que se llenarán páginas con el 40 aniversario de nuestras primeras elecciones después de los otros cuarenta de franquismo. El nombre en clave de Samuel ha movido tinta en nuestra región y fuera de ella. Su causa recogió más de cien mil firmas en la plataforma change.org. Nuestra región roza los seiscientos mil habitantes. Seguramente muchos firmantes eran de otros lugares.

La sentencia judicial, que nunca debería haberse producido, deja las cosas en su sitio. Samuel era menor cuando llegó, le quedan todavía casi tres semanas con esa condición y hay legislación española e internacional de protección a los menores que los servicios sociales del gobierno de Cantabria han ignorado cuando no vulnerado a sabiendas. La vicepresidenta tuvo una actuación en el parlamento regional, ante una pregunta de Podemos, que personalmente me pareció vergonzosa. El presidente regional, tan dicharachero en programas televisivos, ha pasado del caso. Lo puedo afirmar ya que junto a una compañera de Pasaje Seguro Cantabria llegamos hasta su jefe de gabinete… sensaciones muy cercanas al asco en todo este tema Samuel.

Y ayer domingo, temprano, veo que se me ha incluido en un grupo de chateo telefónico que está pidiendo socorro literalmente tratando de que la consejería de Educación, también de gestión socialista como los servicios sociales, diferencie entre equidad e igualdad a la hora de dotar de recursos para el curso próximo a un Instituto de Secundaria. Para mi no es un instituto cualquiera. He trabajado en él los últimos 18 años de mi vida profesional. Lleva el nombre del compañero de trabajo más notable de todos los que he tenido, Alberto Pico, y desarrolla su actividad en uno de los entornos sociales menos favorecidos de la ciudad.

Hace casi nueve años la vida me colocó en una posición en la que no podía prestar atención al pinchazo de la burbuja. De hecho no me enteré bien. La vida me ha dado una segunda oportunidad y yo me sigo dedicando, como en la primera, a colaborar, en mi medida, no muy grande, para que los más desafortunados no sean olvidados de todo. Soy así. No voy a ganar nada pero lanzo una pregunta:

La pregunta para el consejero y para la vicepresidenta es ¿Por qué se empeñan en que sus políticas no se distingan de las de sus rivales conservadores? ¿Por dinero? Seguramente. Por qué no prueban a ahorrar en cargos de confianza? Uno menos de esa lista puede pagar como mínimo a dos profesores más. Cuenta de la vieja. De acuerdo.



jueves, 25 de mayo de 2017

Compromís(o)


Hace un montón de años, en semanas más de tres mil, estoy seguro de que era jueves  como hoy, entonces festivo, ese día hice mi primera comunión. Era un 30 de mayo. Entre los recuerdos un desayuno muy especial, en casa. No había costumbre todavía de montar los saraos que se han montado después. Una foto con mi primo Nacho, tres meses mayor que yo, dos pares de orejas muy destacadas emergiendo de unos trajes muy raros. En la familia se convino entonces en que eran de “princés” (los trajes, las orejas muy nuestras) y una medalla de oro, regalo de mi padrino que se llamaba como yo. Medalla que me acompañó treinta años y que tenía grabada la fecha. Por eso la recuerdo bien. Hasta que alguien que entró en mi casa se la llevó y eso quiere decir que llevo otros treinta años sin ella.

Recuerdos personales como analgésico para dolores cotidianos… en el Mediterráneo se sigue ahogando la gente y no queremos enterarnos… Manchester se ha unido a la red urbana del terror y se sigue escuchando que, a modo del nonosmoverán, no van a hacernos cambiar, pero probablemente hemos cambiado desde el minuto uno, allá por el cambio de milenio. Es un resorte automático como el de combatir el cáncer con buena disposición, pero si eres de Manchester, en el próximo concierto al que asistas te vas a acordar y si eres de otro lado seguramente también. Hoy mismo, jueves de la Ascensión, escucho en la radio una afirmación que me hace daño: Dentro de poco el cáncer será como un resfriado. Lo dice una que ha conseguido sobrevivir. De momento. Enhorabuena. Otros y otras van, y han ido, peor en su combate y merecen algún respeto.

He seguido la campaña de primarias socialistas por las redes sociales muy principalmente aunque el lunes me dí un garbeo por la prensa escrita. Hasta consulté Le Monde que es una costumbre antigua. Olvidé hacerlo con el New York Times o tengo en cuarentena ese gran diario después de un publirreportaje sobre el edificio de Renzo Piano que en un mes ya estará abierto al público. Reconozco mi pasividad con el Centro Botín. No me gusta su ubicación. En la disyuntiva ahí o en ningún otro emplazamiento, me he plegado.

Todavía no he pedido el pase permanente, pero espero llegar a tiempo y… no comulgo con la actitud del anterior alcalde de la ciudad y de muchos otros políticos con comportamientos de vasallaje ante una familia, y las instancias judiciales que no han visto ninguna pega en la invasión del espacio público en la misma orilla de la bahía… Pero… lean a Andrew Ferren y después seguimos. Aviso a la Octava Avenida: Están llegando al sótano Cebrián. Hoy han enfadado mucho al gobierno británico por cotilleos sobre el atentado de Manchester… se tarda mucho en ganar prestigio pero es mucho más rápido el camino contrario.

Y volviendo al huracán Sánchez, además de Susana y el coro del sanedrín socialista, ha perdido muy notablemente el grupo Prisa y el señorito a su cabeza. Dicen que la derrota le puede costar el puesto. Me fío lo justo, o menos, de que esa victoria sirva para algo productivo de cara a dejar en la oposición a la banda que nos gobierna, pero si ha perdido la caradura, me alegro de corazón.

De las 17 comunidades autónomas, Andalucía es la única que no ha conocido alternancia política en más de 35 años y eso va cerrando un círculo infame: en el lugar tópico del caciquismo histórico más sangrante ha nacido un neocaciquismo aún más vergonzoso. El PSOE de Andalucía se comporta como un partido nacionalista andaluz. Sus afiliados en el resto de España lo acaban de resaltar.

No sé si hoy es festivo en Valencia como en Francia y otra docena de países europeos, todos mucho más laicos que España o como en Oviedo y unas cuantas ciudades españolas más, pero en Valencia disfrutan de una marca propia, Compromís, que es una especie de izquierda tropical con camisa hawaiana y destaca mucho frente a los cuellos Mao de algunos de su mismo grupo parlamentario. No tengo edad para irme a vivir a Valencia pero me encantaría disponer por aquí cerca de algo parecido.



lunes, 15 de mayo de 2017

Nos queda Portugal

La noticia del día, de toda la semana, es, y va a ser, la pelea interna de los socialistas. Tregua para el PP y para los Pujol. Las cabeceras no son para la corrupción. Dicen los expertos que los militantes, quienes están llamados a votar el domingo, ya tienen decidido su voto y que este tipo de debates apenas influyen. Entonces ¿para qué el espectáculo?

Con escenografía de primarias de otro continente, ha podido destacar, como perdedor antes de salir, Patxi López pero no ha sabido contenerse en un par de momentos y ha examinado a Sánchez sobre si el anterior secretario general sabe o no lo que es una nación. No es una pregunta fácil ni de respuesta única. Una pena. Lo mismo que reclamar un partido socialista de izquierdas y continuar en la carrera sabiendo que beneficia objetivamente a Susana Díaz que no parece que sea una representante de esa tendencia.

No sé cuántos telediarios le quedan a la socialdemocracia en Europa y particularmente en España, pero en Francia, aquí al lado, donde jugaron a la contra hace cinco años y eligieron un presidente socialista, ahora el partido está dinamitado. Hay dirigentes abandonando sin demasiado decoro. El caso del ex primer ministro Valls  puede ser la imagen de la falta de escrúpulos y de cómo hay un sector de políticos profesionales que creen en lo que creen siempre que les beneficie personalmente. No le ha salido bien la jugada. El nuevo primer ministro es directamente de los conservadores. Como tantas veces, para qué andar con copias si hay originales al alcance.

Macron, ex ministro de Hollande, amplio ganador de la segunda vuelta de las presidenciales no ha vacilado. Los votos prestados por la izquierda no suman ahora. Necesita distraer votos de la derecha para tratar de conseguir algo parecido a una mayoría presidencial en las elecciones del mes próximo… En Alemania se habían precipitado al valorar a Martin Schultz como el candidato con posibilidades para batir a Merkel.

Las elecciones de ayer en el land más poblado, Renania del Norte-Westfalia, muestran que Merkel tiene batería inagotable y el batacazo de la coalición de gobierno entre socialdemócratas y verdes ha sido muy sonado… pero tantas jugadas, a tantas bandas van dejando por las cunetas de la política escépticos que acaban votando a quien grite mejor, sin entrar en consideraciones sobre el contenido del grito. En el parlamento de Düsseldorf los escaños ganados por la ultraderecha equivalen a los que pierden los verdes…


Nunca miramos a nuestros vecinos del oeste pero ya es Portugal el único estado del sur de Europa con gobierno de progreso que, sin dejar de lado las políticas sociales está creciendo económicamente, acabando con el falso dilema de crecer para repartir después. En Portugal parece que crecen repartiendo y es un ejemplo inédito en estas latitudes en el último decenio. Sánchez ha hablado hoy de Portugal, de su modelo de gobierno, pero en enero firmó un pacto con Ciudadanos… Otros firmantes tampoco estaban dispuestos… Además, una fórmula para ganar en festivales de música un tanto rancios. Sin desperdicio, a la conquista del oeste!

viernes, 12 de mayo de 2017

Moving/Mobbing

Dice una canción bastante conocida, que todo el mundo anda de mudanza, all the people moving.... Yo llevo algunas en mi vida, pero después de treinta años muy asentado, en los últimos doce meses me he apuntado dos cambios y estoy todavía en los postres de la última. Ganancia en forma de vistas a la bahía y en situación personal, ayudan mucho a esquivar los inconvenientes. Que existen. El menor no haber escrito el pasado lunes a pesar de ser el aniversario, muy apreciado, de la derrota nazi. A pesar de estar en el reflujo de las elecciones presidenciales en Francia… O el martes, cuando ese aniversario se celebra en Berlín y en Moscú, haciendo casi imposible que se olvide la contribución soviética a aquella derrota…

Con todos esos pesares lo que se me quedó más en las huellas digitales fueron unas declaraciones del presidente Rajoy, jueves o viernes de la semana pasada, creo que ante jóvenes con talento, no tengo imágenes. Son cosas del moving, que hay que empaquetar antes de transportar y queda el tiempo muy justo para andar viendo telediarios. La radio es otra cosa y permite escuchar y maldecir sin dejar de colocar el plástico de burbujas a las copas de la abuela, que deben haber aguantado ya cinco movings sin romperse ni una.

El caso es que presidente Mariano, haciendo alarde de que lo suyo es ya una doctrina filosófica consolidada, defiende el saber mirar para otro lado, creo que en dos contextos principalmente. Uno de ellos el que va siendo una realidad cada vez más cruel, con algunas víctimas mortales en los últimos años entre adolescentes que no han sabido o podido mirar para otro lado. Lo que también se va imponiendo con etiqueta sajona como mobbing.

El acoso, en principio laboral, ha ido tomando proporciones que colocan a quien recete mirar para otro lado en el campo de los más miserables. Mucho más miserables que quienes miran para otro lado en el otro aspecto en el que Rajoy es campeón, el de la corrupción. Han saqueado nuestro país de la mano muy principalmente de sus colegas, altos cargos de su partido y de sus amigos, colocados en puestos desde donde saquear o proteger a los saqueadores era pan comido. Así hasta hoy, con señales muy perturbadoras que afectan a ministros y otros altos cargos o, lo que es peor, con piezas básicas de la administración de justicia ¿mirando para otro lado? No. Directamente interviniendo para ver si el roto no gana al descosido…

El asunto de la corrupción de la familia Pujol merece una entrada extra en este blog. Al fin y al cabo viví el final del franquismo, la transición y el principio del felipismo en aquellas tierras. Cuento con imágenes directas de aquel padre de la patria y de una familia podrida de dinero ajeno si se demuestra todo lo que la policía y la justicia van poniendo sobre la mesa.


Pensamiento líquido, post verdad, historia contrafactual, series televisivas que normalizan las conexiones entre políticos y mafiosos de diverso pelo y gafas de realidad virtual ¿qué nos queda para el día a día real? La receta del que jugó al tontito de la clase, probablemente acosado en su colegio de pequeño, como tantos otros y que predica, ya de muy maduro, seguir con su táctica de siempre: esconderse, disimular, negar las evidencias, o todo lo contrario: empeñarnos cada vez más en darle la vuelta al sistema. No es asunto ideológico, es de honradez.