lunes, 27 de marzo de 2017

Trío y pareja


Cada día que pasa entiendo mejor algunas cosas. Hay que tener alguna edad para ello. No hay atajos. Las mezclas, los mestizajes, han hecho evolucionar la especie junto a intercambios de todo tipo. Si media familia dobla los calcetines como ya lo hacía la otra media, que a su vez hace la cama como acostumbraba la primera, las dos partes han evolucionado, han avanzado. Porque han juzgado que tenían a su alcance algo mejor y lo han podido incorporar.

Si una parte de lo que, al margen de la denominación oficial, es el estado del que tenemos la ciudadanía más de cuarenta y cinco millones de personas, quiere cortar amarras con el resto, a mi no me parece un avance para ninguna de las dos partes. Y no me vale la supuesta razón de unos frente a  la de los otros. Saltarse la ley nos deja más desprotegidos a los más débiles. Pero ampararse en una ley de un momento determinado, que en si misma contiene posibilidades de reforma, y no puede ser de otra forma, como si fuera alguna tabla divina entregada a Charlton- Moisés- Heston que es intocable en si misma, coloca a los unos y los otros en el mismo plano. A mi modo de ver en un plano en el que no destaca la inteligencia. La que nos ha ido haciendo avanzar.

Me vale para Catalunya frente al resto de España, para la Unión Europea frente a los distintos intentos de ruptura, o para quienes en los Estados Unidos renieguen del pasado hispano de una parte notable de su territorio y de su población. En todos los casos encontramos protagonistas dedicados a la cosa pública que no ponen el interés general por delante de los legítimos intereses particulares. Cada vez estoy más convencido de que lo que ocurre es que creen que son más listos que quienes les votan. Y eso es bastante poco probable.

En el combate interno en que se mueve hace meses el socialismo español sigo, por puro azar, no nos conocemos personalmente, a un político valenciano que me está gustando de una manera muy especial. Ha sido alcalde de su pueblo y diputado en el Parlamento Europeo y quizá alguna cosa más. Y lleva más de dos años comiendo de su trabajo profesional y entiende, y lo dice, que la política no es una profesión. Es una dedicación. Que debería ser temporal.

El trío de precandidatos socialistas, si no estoy muy mal informado, solo ha trabajado para el partido. Solo han cobrado del partido. En directo o por medio de un sueldo público obtenido mediante el partido. En Cantabria los populares también han dado espectáculo. Sin llegar al trío aunque mucho mayor de lo que acostumbran. Hacía más de veinte años que no ocurría nada parecido, y puede volver a ocurrir. A finales de 1990 esa situación llevó a la presidencia de Cantabria al socialista Jaime Blanco. Reina por un día, o por seis meses. Hasta que los populares se comieron la dignidad y rehabilitaron a Hormaechea. Ahora algo parecido, la fragmentación del partido conservador, supondría regalar la mayoría absoluta al regionalismo.

Quien haya diseñado el proceso de elección de los populares de Cantabria no puede estar entre sus amigos. La primera parte, con voto directo, por fin, de todos los afiliados da la victoria, ajustada, a uno. Y la segunda parte, con el voto indirecto de los delegados, da una victoria mucho más ajustada a la otra. Si tuviera carné popular, la providencia no lo quiera ni permita y confunda a quien lo desee, hoy mismo me hubiera dirigido a los dos para que abandonasen el puente de mando. Juntos. Diego tiene a donde volver. Buruaga no lo sé.


Solo el circo murciano ha librado a los nuestros de las primeras páginas nacionales

lunes, 20 de marzo de 2017

Equidad (por un día)

Hoy, cuando el tiempo de luz diurna y oscuridad son iguales, independientemente de la latitud en que nos encontremos, podría ser momento de igualar algunas otras cosas. Pero no. Esto es muy fugaz, en pocas horas la luz ganará terreno en el Norte, el mismo que va a ir perdiendo por el Sur. La igualdad parece quimera y lo ha debido ser siempre. O casi siempre.
El planeta hoy. Hace unos minutos

Muy pocas horas antes de la entrada de la nueva estación he visto una película que me ha provocado como hacía mucho tiempo que no me ocurría con una ficción. El problema de The last face  es que podría ser cine documental, real, salvo la historia de amor entre Bardem y Theron que no mejora gran cosa  la obra de Sean Penn. Y algún boca a boca, supongo, sobre lo desagradable de alguna de sus imágenes ha debido circular. No es fácil ver butacas vacías en la Filmoteca de Cantabria en la sesión de tarde de un domingo.

No queremos ver. Nos protegemos. No puedo censurarlo. Seguramente yo lo hago con muchas otras cosas. El derecho de autoprotección es posible que no se encuentre en la Declaración Universal de los Derechos del Hombre… al fin y al cabo los que en ella se recogen se respetan cuando y donde se respetan. No en todo tiempo y lugar.

En el primer aniversario del acuerdo entre la U.E. y Turquía: África, demasiado cerca para pensar que no es asunto nuestro. Una de las últimas noticias del invierno: Casi 16.000 personas rescatadas en el canal de Sicilia desde que empezó el año. Si no he escuchado mal las primeras noticias de la mañana, ayer, día del Padre, tres mil. Otra  noticia del día. Por el momento viajamos en tren o avión. La patera es para más desgraciados, pero un millón de españoles se ha buscado la vida en el extranjero desde que se oficializó la crisis. La celebración del 19, el hecho de que en la familia haya ya una nueva generación, me impide usar el estilo que podría apetecer hoy y que ha hecho millonario a algún académico. Gilipollas por aquí, hijosdeputa por allá. Voy a tratar de no ceder.

Y hay quien se empeña en que  ese, precisamente ese, sea el espíritu imperante. La finalidad no creo que pueda ser muy buena. Un bus que podría haber sido de una organización apellidada hazmerreír, recibe un apoyo en forma de colecta del diario ABC, con su pasado histórico golpista. ¿Quieren un futuro parecido? Parece que en una red social, a la que mi hígado delicado no me deja pertenecer, le han piado al propio Eduardo Madina lo poco que sabe de atentados terroristas…

No me importa en este caso el contexto. El dirigente socialista es una víctima directa del terrorismo de ETA, quien lo ignore tiene un problema de cierto tamaño. Podemos ser todos globalmente tan imbéciles, cesión al académico, que el nuevo anuncio de la banda solo nos sirva para volver a sacar lo peor de la utilización partidista del tema? Aquí convendría contestar que no con firmeza pero no me atrevo. También he escuchado al presidente del gobierno…

Si navegamos viento en popa hacia un régimen neoseñorial, ¿qué papel les va a quedar a los partidos políticos? El espectáculo regional de los populares, el que han protagonizado recientemente los de Podemos, el que se prefigura como grandioso a jugar por los socialistas… ¿Es Miguel Ángel Revilla, en el papel de reina madre, un futurismo hecho presente con olor fuerte a pasado? ¿Hay diferencias sustanciales entre Bertín Osborne y Susana Díaz? Pues que sigan las apuestas y el espectáculo.




lunes, 13 de marzo de 2017

La memoria, la Historia y el callejero


La que conocemos popularmente como ley de memoria histórica es la 52/2007 y es de 26 de diciembre. Quiere decir que a finales de este año cumple su décimo aniversario. Algunas de sus disposiciones siguen sin cumplirse en numerosos lugares. En la capital de Cantabria quedan más de 30 rótulos de calles que homenajean, ochenta años después, algunos de los nombres de la conjura previa,  del bando vencedor de la guerra civil, de una unidad de la Wehrmacht nazi … No sé si hay muchas más leyes que no se cumplan por parte de la propia administración. En este caso por parte del Ayuntamiento de Santander.

La ley no empezó con buen pie. Ni estaba en el programa electoral del PSOE de 2004 ni ha tenido presupuesto durante muchos de estos diez años… Ni, desde el principio, se opuso resistencia a ese nombre popular que resulta muy confuso. Si creemos en la Historia, con mayúscula, como una ciencia básica del campo de las sociales, no debemos fiarla a la memoria, antes bien al estudio de las fuentes y a su debida contextualización temporal. Con todo, algunas cosas han cambiado en su aplicación. La estatua ecuestre del tirano hace por lo menos siete años que no preside el centro de la ciudad, ni esa plaza del Ayuntamiento lleva el nombre anterior. Se han cambiado unos pocos rótulos y retirado, creo que ya todos, los símbolos que salpicaban la ciudad.

Quedan algunas distinciones y, fundamentalmente, nombres de calles, siempre en este capítulo porque quedan otras muchas cosas más como herencia de la guerra y la dictadura y me temo que seguirán quedando durante mucho tiempo. En relación con el cambio de nombre de las calles, en pocas fechas han pedido mi firma de apoyo tres veces. Se quiere cambiar un nombre franquista por el de un oficio que se practicaba en sus inmediaciones. Las rederas. Por supuesto, de acuerdo. No he podido firmar. La petición va unida a otro cambio que, no conseguiré muchos amigos con esto y quizá pierda alguna amiga, quiere sustituir el rótulo del General Dávila por el del ocho de marzo.


1861
La fecha del ocho de marzo es digna de figurar en el callejero como algunas otras que tampoco están. Y muy necesaria. Aunque también podríamos recurrir a numerar las calles. Dan muchos menos conflictos los números que las letras. Pero creo con firmeza que hay que aplicar el principio de restitución cuando proceda. La actual avenida del general Dávila tenía nombre antes de 1937. También tenía un nombre oficial, Sánchez Porrúa, y otro real. El nombre real de entonces, el que ha llegado con dificultad hasta ahora, era el paseo del Alta. En las primeras cartografías, desde finales del siglo XVIII, en femenino, la (Alameda) Alta para diferenciarla de las alamedas bajas, la primera y la de Oviedo.
1901
 La población local mantuvo el nombre hasta bien entrados los años sesenta cuando la vía empezó a poblarse. Inmigrantes de la Cantabria rural y de las provincias castellanas limítrofes, las nuevas parejas que se iban formando y para las que el incendio de 1941 era una narración familiar, fueron adquiriendo los nuevos bloques que primero colmataron la ladera sur y después se descolgaron por la ladera norte. Fue esa nueva población la que empezó a dar nombre real al que figuraba en las placas. La Maternidad Provincial estaba en el Alta. Y los Salesianos. Y el cuartel del Regimiento Valencia era el cuartel del Alta… Simón Cabarga, Santander en la Historia de sus calles, (1980) apuesta por algo que ahora veo en peligro “(…) Hasta que en 1937 se cambió por el de “General Dávila”. Pese a su intención histórica, se sospecha que seguirá siendo el Alta para los futuros santanderinos (…)”


Una seria colaboración a la comisión que estudia el nombre que debe darse a las calles que han de desfranquistizarse, la de  Antonio Santoveña, apuesta en este caso por devolver el nombre oficial de 1937, Sánchez Porrúa, para no crear conflicto con la calle Alta. Aunque esta última tenía también, en alguno de sus tramos al menos, un nombre a la vez histórico y popular, Calzadas Altas. Los distritos postales que no existían ni en 1937 ni en 1964, ayudarían ahora a que tal conflicto fuese mínimo. Y a mis amigas de la comisión ocho de marzo un ruego: que la futura calle del ocho de marzo sea una que no haya tenido nombre anterior al franquista, por ejemplo Alonso Vega

lunes, 6 de marzo de 2017

Penes y vulvas

¿Ya han pasado 30 años de lo de Reinosa? Mi nieta cumple hoy seis meses. Debería mandarle una entrega dedicada, además anda acatarrada, pero me temo que no tengo optimismo suficiente. Estuve hace unos días en un acto, uno más, de los que tratan de rescatar del olvido asuntos que pueden parecer inconvenientes. Y sí, han pasado ya treinta años de aquella primavera que calentó uno de los lugares más frescos de la geografía regional. Era mi primer curso en Cantabria, recién retornado de Barcelona. Tengo memoria para recordar, en dos días distintos, la N634, no había un kilómetro de autopista entre Santander y Laredo, mi recorrido diario, con la vieja carretera nacional convertida en la retaguardia de un frente de guerra, por la cantidad de vehículos de la Guardia Civil, de distinto tipo, que rodaban hacia… Reinosa.

De acontecimientos con categoría oficial de históricos se cumple ahora el centenario. En el final del invierno de 1917, el mundo aterrado por la guerra contempló como esta se recrudecía camino de su final. La revolución en Rusia y el alivio para los imperios centrales de la liquidación del frente oriental se compensó con la entrada en la guerra de los EE.UU. La inteligencia alemana falló en el intento de involucrar a un México también sacudido por la revolución…

En lo que a veces parece que el tiempo es inmutable es en la actitud de los sectores más integristas de algunas confesiones religiosas. ¿Engañan las apariencias? Todavía no han pasado cincuenta años del escándalo producido por las esculturas de la plaza Porticada. Dos desnudos. Masculino y femenino. Ahora el autobús del integrismo pregona, con objetivo torcido, que los niños tienen pene y las niñas vulva. Bueno, es un paso. En la época de las esculturas de la Porticada pene y vulva eran palabras prohibidas. En esa época, en los ejercicios espirituales se narraban las calamidades, físicas y psíquicas, derivadas del sexo. Fundamentalmente del sexo en solitario. El sexo en compañía, fuera del sagrado sacramento, era milagroso…

Estoy razonablemente satisfecho de mi actividad en los movimientos sociales. Descartado hace muchos años un activismo más político, la acción social cubre algún gusanillo: amor al prójimo, solidaridad, rechazo de las injusticias,… todo es cercano  aunque hay quienes se empeñan en marcar diferencias. También sería un autoengaño no confesar que hay algunos sinsabores en ese frente. Uno puede estar relativamente satisfecho del éxito de una acción que ha implicado mucho trabajo durante semanas a muchos compañeros y esa misma tarde algún ciberactivista, sin despeinarse, trata de amargar ese éxito relativo en las redes sociales. Aquí decimos que así están pinados los bolos. Es lo que hay se debe entender al sur de la cordillera.

La actividad del sábado pasado en más de 60 ciudades españolas tenía relación con la mayor catástrofe humanitaria que azota Europa en setenta años: La crisis de los refugiados, el incumplimiento por parte de los estados europeos y de la UE de sus compromisos, del derecho internacional en definitiva. La escala, la más próxima al ciudadano, implicar a los ayuntamientos, facilitar a los gobiernos regionales y al central su compromiso de acogida. Desolador que desde las proximidades del poder local no se distinga entre la institución y el partido o partidos que en cada momento gobiernen. El poder local, la alcaldesa, en Calais, en el norte de Francia, del partido conservador, ha prohibido donar alimentos a los africanos que sobreviven como pueden en sus calles. También ha advertido a una organización católica que facilitaba duchas a esas mismas personas ¿Cuál es el paso siguiente?

Es el final de lo que hace tiempo algunos creímos posible: una Unión Europea líder en valores, ejemplo mundial de bienestar para todos. Pero incluso así hay africanos que mueren a diario intentando llegar a Europa. Una situación que no podrá sostenerse de manera eterna. Ahora, las autoridades comunitarias se van a emplear a fondo para el retorno de la inmigración irregular. Seguramente con mucho más celo que el empleado en acoger a quienes tienen derecho a solicitar refugio por huir de un conflicto, de una persecución… Vamos a emplear el optimismo que le quede a cada uno en situarnos dentro de cincuenta años y pensar que ocurrirá con esta crisis como ha ocurrido con penes y vulvas.


lunes, 27 de febrero de 2017

23/27 F


Entre todos la mataron y ella sola se murió. Dice el centro virtual del Instituto Cervantes que significa que  En ocasiones se achaca a una sola persona o a una única causa el daño producido por muchas, un daño que ya no se puede remediar. Ahí estoy porque ahí me siento. El pasado 23, el jueves pasado, era el aniversario de… pero he sentido que un nuevo golpe se estaba dando y que ni siquiera hemos salido al día siguiente a la calle a gritar contra los golpistas como hace tres docenas de años.

Hace no mucho tiempo, en una intervención pública cuando la plataforma Libres se creó en nuestra ciudad, dije que nunca había querido ser un anciano contestatario. Seguramente no se había acuñado todavía lo de yayoflauta. Ya me tocó lo mío de joven y de adulto. No quería… Pero las bases de la democracia en la que creímos y por la que combatimos los que combatimos, se están hundiendo a diario o ya se han hundido. Lo de la Audiencia de Palma del jueves… También por Murcia han ocurrido cosas de esas y por… y en… La ciencia política seguro que tiene etiquetas para describir nuestra situación actual.

Seguimos en un plano inclinado con velocidad crecientemente acelerada. Hacia abajo, claro. Con un gobierno nosequé y una oposición nosecuántos. El milagro español es que todavía no haya surgido la alternativa salvadora con camisa de color oscuro. La calidad de nuestra democracia en el inicio de este año, entrando por la vía básica de la separación de poderes, es muy deficiente.

Gracias a las diferencias entre el calendario juliano y el gregoriano, el centenario de la revolución de febrero, aquel primer acto de la revolución rusa de 1917, no llegará hasta marzo. Eso sí que fue confuso desde el principio. El día 8, que ya tenía celebración hace un siglo, hay convocada una huelga de mujeres. Se ha avanzado en este siglo, sin duda. Pero no se ha avanzado lo suficiente. Estoy situado en un grupo, creo que mayoritario, que no necesita el 8 de marzo para saber que sin mujeres, o contra las mujeres, el mundo es mucho peor.

En una escala local y partidista, el 8 de marzo de este año tendrá más significados. No sé quien lleva la agenda popular en Cantabria pero parece que ese, precisamente ese día, es crucial en la batalla interna precongresual de los populares. Y una de las listas enfrentadas está encabezada por una mujer. No quiero dar ideas a nadie…

Me muero por saber lo que en ese capítulo, sin duda alguna, el rey de España le habrá sugerido al de Arabia hace pocas semanas. Mientras visitaba la tierra de Mahoma para ayudar a equilibrar nuestra balanza comercial… ¿recordamos con qué artículos? O lo que hoy mismo estará hablando, aunque sea por teléfono, con su colega de Marruecos. Sí, hoy, en el aniversario de la proclamación de la República en lo que hasta entonces había sido una provincia española.

Una república árabe, saharaui y democrática que sigue con sus ciudadanos en el exilio o en territorio ocupado y que sigue siendo un asunto de política internacional, otro, no resuelto. Una parte de la sociedad civil española, de manera incansable, reclama de nuestros gobiernos la presión necesaria para una solución justa. Para que Marruecos, como Israel, como muchos otros estados, no jueguen a primos de Zumosol.




lunes, 20 de febrero de 2017

Acoger o no acoger


Hace un siglo, Mata Hari llevaba una semana detenida. Aquello no acabó bien para ella. La válvula de la olla que cocería la revolución en la Rusia zarista ya estaba disparada… Un siglo más tarde y como ya había pronosticado Rajoy, una de las hermanas del rey ha tenido mucha más suerte ante la Justicia que la mítica espía. Y no es que haya sido declarada inocente de todos los cargos como parecía sugerir el estado de levitación (sic) de su abogado defensor Roca Junyent. Hemos evitado la cárcel, con gran esfuerzo colectivo. Millones de ciudadanos a punto de herniarse con ese esfuerzo.

La pregunta de si la Justicia es igual para todos ha tenido en las últimas horas millones de respuestas en nuestra Península. Y en las islas. En alguna de ellas recuerdan muy bien que esa misma Audiencia Provincial, la de las Illes Balears, no hace mucho condenó a 3 años de prisión a un individuo por robar una bicicleta. Todos iguales ante la ley. Ese principio básico. Otro tribunal, en otro lugar de España, ha condenado a 6 años de cárcel a otro individuo por uso indebido de una tarjeta de crédito por un importe inferior a cien euros. Hay muchos casos iguales o parecidos. Eso, todos iguales ante... Se reclama mucho, por parte de las cercanías de los afectados famosos la presunción de inocencia, es lógico. Y básico. Pero la proporción en las penas no es menos básica, ni menos lógica.

Un ejemplo más nítido: ¿a todos los que están en momentos procesales como el de Iñaki Urdangarín se les ha mantenido el pasaporte? Llevamos cuarenta años edificando un sistema que liquide el de la dictadura. Vamos bastante lentos. Escucho en la radio a Javier Cercas. Acaba de publicar una nueva novela. Es una novela sobre la guerra civil. El protagonista, de su propia familia. Muchos tenemos esa novela en la cabeza. El mérito es para quien consigue compartirla. En esos cuarenta años no se ha reparado la memoria de quienes perdieron la guerra.

El protagonista de Cercas, del bando ganador, pierde. Ese fue el bando mayoritario. Ochenta años más tarde no tengo ninguna duda. Parecía que solo había ganadores y perdedores. Cercas ayer y Martín Alonso, mucho más cercano en todos los aspectos, la semana pasada, reclaman la victoria moral de los perdedores. La condena sin paliativos de los ganadores y la denuncia de los tremendos excesos de los dos bandos. Ochenta años más tarde de la carnicería de Málaga, febrero de 1937 y cuarenta años más tarde del inicio del derribo institucional de la dictadura: Lentos sin duda ¿Seguros?

Scorsese consigue liarme otra vez, no aprendo, y veo los 159 minutos de Silencio, sobre los mártires de Japón del siglo XVII. El mismo día en que en el Diario Montañés, sin duda bien informado, nos ilustran con dos conjuntos, de estructura atómica, tratando de reflejar las posiciones de unos cincuenta dirigentes populares de esta pequeña región. Mi preocupación no es por esa posible división, tan natural en todas las fuerzas políticas. El drama es si también se va a fracturar el Opus local. Me ha parecido ver miembros de la obra en los dos conjuntos. Quizá hasta en la intersección. Que existe. Sinceramente espero que eviten el martirio de cualquiera de los dos bandos. Total, para qué.

Menos mal que he encontrado otros hechos del fin de semana que ayudan a no desesperar. Enorme demostración ciudadana en Barcelona el sábado a favor del cumplimiento de la ley. Volem acollir/ Queremos acoger. Casa nostra es casa vostra/ Nuestra casa es la vuestra. Ya había habido un gran concierto en el Sant Jordi el sábado anterior. Y ayer la segunda edición de la carrera por Siria en la Castellana de Madrid. La primera tuvo eco en Santander el pasado septiembre. El 1 de octubre tendremos aquí también esa segunda edición.

La manera en que Europa ha reaccionado frente a las consecuencias de la guerra en Siria y otros lugares del Próximo Oriente, es, antes que cualquier otra cosa, ilegal. El próximo domingo nuestra ciudad se une a otras del resto del mundo que piden el cumplimiento de la legalidad. No hace mucho tiempo  éramos los españoles los que aspirábamos a refugio político. Tenemos un mundo muy malo para los DD.HH pero una mejor sociedad civil para combatirlo. Así cerraba una entrevista en El Mundo del sábado Esteban Beltrán, director de la sección española de Amnistía Internacional.


lunes, 13 de febrero de 2017

Un babero [Para Olivia (3)]


Querida nieta:
Ayer, 12 de febrero, que hacia 1976 acuñó un espíritu, más de la mitad de la actual representación parlamentaria clausuraba los congresos de sus partidos. Ni una palabrita más. Cada vez me siento más lejano. De todos. A la vez que me acerco a la gente. A las personas. Y trato de estar acompañado. Amigos y familiares, los que nunca nos fallan.

El secreto de la felicidad debe andar guardado muy cerca de ahí: frente a los que nos defraudan, la permanencia de los afectos, de la fidelidad. No tiene nada que ver con desacuerdos puntuales, se trata de algo más permanente. Ayer cumplía años una de tus tías abuelas y hoy lo hace tu tío abuelo, dos de mis hermanos. Esa permanencia de afectos es de lo que te hablo. Los amigos, los que siguen siempre, después de lo que sea o haya sido, frente a los que para nuestra sorpresa tienen más aprecio al puñetero plato de lentejas.

A cierta edad tenemos de los unos y de los otros. A algunos ni se les puede guardar rencor. Hay mucho atrás… otros, simplemente se acercaron en un momento, casi siempre de forma interesada y después se han ido con o sin apuñalar. Pero hay un apartado que tiene que ver con la dedicación profesional de tus abuelos paternos que quiero que sepas antes de que todo ese campo se encharque. Puede que no soplen los mejores vientos.

He tenido la ocasión, y el orgullo, de decirlo en un acto público el pasado jueves, y seguramente está por ahí, por aquí, en  este artilugio que cuenta con más de sesenta mil visitas a sus más de trescientas entradas, los que en nuestra vida activa hemos sido profesores, seguramente otras profesiones cuentan con algo parecido, tenemos un salario diferido. No nos lo han pagado cuando trabajábamos pero lo recibimos en forma de afecto de nuestros antiguos alumnos cuando nos encontramos con ellos.

Hoy voy a encontrarme con una antigua alumna. Han pasado unos veinte años. También di clase a sus dos hermanos. Cristina era de las buenas, de las meticulosas, de las que querían saber todo lo que se pudiera saber sobre el tema, sobre cualquier tema. Recuerdo como mantuvo, durante el verano de 1997, una recogida diaria de datos destinada a hacer una gráfica para una exposición que se inauguraba a finales de septiembre con nuestros socios europeos. De Francia. De Dinamarca. De Islandia.

Nos hemos encontrado hace un mes aproximadamente. Hacía más de un año que no ocurría. Esta ciudad tiene un tamaño que permite encuentros casuales de vez en cuando. Nos hemos contado cosas bastante íntimas. De adultos amigos. Tiene una niña unos meses mayor que tú. Y ha decidido hacerte un babero. La broma es que podía haber sido para mí, por como parece que me expreso cuando hablo de ti o enseño tus fotos. Pero el babero, que recogeremos hoy, y tú vendrás conmigo, pone Olivia, y daremos prueba posteriormente.

Cosas de ese tipo son las que te digo que son importantes. Sin olvidarnos de que el mundo anda muy revuelto, pero, ¿cuándo no ha sido así? Sin recurrir a los libros de Historia, tus bisabuelos eran muy niños cuando el mundo se desangraba en lo que conocemos como I Guerra Mundial. Al menos dos de ellos combatieron en la guerra civil. Mis hermanos nacieron durante la II Guerra Mundial y yo cuando la de Corea. Ahora hay un peligro público en la Casa Blanca pero cuando tus padres tenían dos años a los ciudadanos de EE.UU  se les ocurrió elegir a otro RR para ese puesto y no era yo. Seguiremos...