lunes, 22 de agosto de 2016

Fun, Fun, Fun


La bahía de Santander figura entre las más guapas del mundo. Es una de esas condecoraciones que no tengo intención de discutir. Es, naturalmente, subjetiva. Y yo no puedo ser  objetivo cuando uno de los primeros recuerdos de infancia es la vista de esa bahía desde la fachada sur de la casa en la que nací. Una vista que me duró hasta los quince años. El desarrollo urbanístico se cepilló nuestra vista al sur. A cambio, ahora, puedo ver la bahía siempre que quiero aunque no desde mi casa y de verdad que merece la pena. Atravesándola en la primera hora de este penúltimo lunes de agosto, un extraordinario lunes al sol, he recordado la película que vi ayer.

Money monster vale la pena. Y no es por ser la primera producción que desde dentro se carga el sistema. Algo en su ritmo me ha parecido muy original. Esa especie de juicio final en el que el comunicador de fama cree llegado su momento… No acaba bien para ser creíble, pero ese planteamiento de aquella joven, 25 años menos, agente del FBI que negociaba con Hannibal Lecter, me ha gustado. No creo que la plana mayor de C’s haya visto esa película. Que haría Rivera si descubriera que Rajoy viaja a Sudáfrica en lugar de a Ginebra?

¿Han visto la película los que insisten a  diario en que hay que facilitar que Mariano siga siendo el presidente del gobierno de España? Somos cuarenta y tantos millones y el presidente tiene que ser alguien como él? Han reparado en el villancico catalán quienes han diseñado una estrategia de convencimiento que pasa por evitar unas elecciones el día de Navidad? Cuando escuché por primera vez el villancico del titular no sabía inglés. Ni catalán. Ahora mismo tampoco se si refiere a la alegría. Y además están los anuncios de la lotería nacional que no paran…  ya es navidad, como cuando el corte inglés anuncia la primavera en enero.

Al  Ayuntamiento de Santander le ha debido tocar la lotería esa antes del sorteo y no para de anunciar obras. Parece un año electoral.  Una de esas obras que se anuncian a diario, quizá la más gruesa por presupuesto, se sitúa en la intersección de General Dávila y Alonso Vega. Nuestro callejero todavía está así. General Dávila parece que va a dejar de existir en Madrid y un nieto del general no parece muy de acuerdo con la retirada del rótulo. En un país normal ese rótulo hubiera dejado de existir hace muchos años. Mi abuelo no traicionó a nadie hace 80 años y nunca hubo una calle con su nombre. A cambio, sigue presente en nuestra memoria en positivo. Sin dar que hablar… Acabo con otro asunto municipal.


La concejala de cultura de esta Smart City, con bonita bahía, ha afrontado el conflicto entre la corporación y la Sociedad Menéndez Pelayo tirando hacia la confrontación. Ya tuvo otra actuación muy discutible en torno, precisamente, al callejero que incumple la legalidad vigente. No conozco a la concejala pero conozco al presidente de la Sociedad Menéndez Pelayo antes de que Jodie Foster interpretara su papelón en el silencio de los corderos. Destaco, hoy, solo un par de sus virtudes: Enorme capacidad de trabajo y talante negociador. Por favor, sobran conflictos, tomen nota en la Casa Consistorial.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Entropía


Entre esta entrada y la anterior el verano ha pasado su propio ecuador. Por San Lorenzo me marché a Francia. Unos amigos, que son mi única familia francesa, han hecho que tres días en la fachada marítima del Poitou me hagan olvidar la locura de calor y tráfico de otras tantas jornadas en los alrededores de Burdeos. Nos equivocamos muchas veces pensando que a más norte más frío, en relación directa y sin matices y no es así.

Muchas veces también creemos que nuestro país es lo peor de lo peor en atascos y accidentes. En respeto a los ciclistas… en muchas cosas… y tampoco creo que sea exactamente así. Acabo de ver una ventaja clara en el país vecino. En una playa de las Landas, en la zona vigilada, perfectamente acotada y no muy amplia, con lo que el baño podía ser muy semejante al de algún ritual hindú, junto a dos socorristas en actitud muy vigilante, se encontraban dos agentes de las CRS, compañías republicanas de seguridad, lo cual sin duda ayuda mucho a que los bañistas obedezcan las órdenes de los socorristas, algo que no siempre sucede en nuestras playas.

Cal y arena. Como casi siempre. No quiero entrar en la wikipedia pero me parece recordar alguna ley física que afirma que el orden se consigue a base del desorden. No me lo tomen en sentido literal pero debe ser bastante aproximado. Aquel día no debí ir a clase pero la segunda ley de la termodinámica entró en mi vida más tarde. La primera es repetida por escolares de primaria que seguramente desconocen la profundidad de lo que afirman de la energía.

El alcalde de Santander, por formación inicial, seguro que conoce bien las leyes físicas pero no actúa en consecuencia. Eso es muy humano. Se ha montado, una vez más, una bastante gruesa en torno a la plaza de Cañadío. Durante la Semana Grande yo mismo lo pude comprobar en directo… poco después la policía municipal ha actuado y el botellón ¿ha desparecido? No. El orden en Cañadío se consigue a base del desorden en zonas relativamente cercanas. Los servicios de limpieza urbana seguramente tienen el mapa detallado del botellón urbano. Con crono exacto. Según épocas del año y horas del día ¿Quiere el Ayuntamiento poner orden o simplemente amagar y seguir trampeando?

Los vecinos de Cañadío también tienen lo suyo. En unas ventanas sobre locales míticos de la plaza se anuncia que ese piso vale cero euros por culpa de… Yo he llamado para interesarme por uno en venta muy cercano, a menos de cien metros. Y sí, tenía ceros, bastantes, pero con alguna cifra por delante distinta a la nada.

Este ascenso me lo agradecerá Iñigo toda la vida. El alcalde hace lo que cualquiera por ahí. Erdogan, sin ir más lejos. Obama. La Unión Europea…orden por un lado desorden por otro. Hay un extra de The Economist, de 28 de mayo, sobre las migraciones donde resalta que la crisis de los últimos meses en Europa es solo una parte, y pequeña, de la que afecta al mundo en su globalidad y que lo peor se soporta en los países menos afortunados. El subtítulo no admite dudas. El mundo rico debe gestionar mejor la crisis de los refugiados. La última vez que tuve noticias de esa publicación no era -todavía- el órgano del comité central de un partido extremista.

Finalmente está el PP. Su orden/desorden no es culpa propia. Es de los socialistas. Desconozco si puedo meter iconos en este blog. Adivinen cuál podría ir aquí, pocos minutos después de una rueda de prensa de Mariano.


lunes, 8 de agosto de 2016

(Des)memoria


Escucho mucho la radio incluso en verano. Creo que en el mismo programa, que cierra con unos minutos de cachondeo, y en el mismo día, el pasado viernes, “se han metido” con nuestro presidente regional y con el cantante Ismael Serrano. Lo de Revilla no era sangrante y dada su afición a pasar por platós televisivos seguramente lo habrá encajado bien. Lo del cantautor, no me  pareció tan fino. Sería una especie de Benjamín Button, que ya nació viejo.

También en la radio me recuerdan que hace 20 años visité el Museo del Prado. No ha sido exactamente así, pero en las afueras de Madrid cayó una tormenta de grandes proporciones aquella tarde. Ya han pasado 20 años de la catástrofe de Biescas y yo aquel día estuve en el Prado. Actos de memoria individual que se combinan con los otros y que van haciendo que la historia, a veces, lleve mayúscula.

No ha sido por la radio por donde me ha llegado la noticia. Es otro aniversario redondo. Verano de 1976. Lo que entonces se denominaba extrema izquierda intentó hacer en Santander una demostración de fuerza con un festival que quiso ser algo entre Woodstock y Wight y se quedó en nada. Con regocijo de muchos. Unos con un susto serio al pensar que bandas de harapientos y de bolcheviques iban a contagiar la ciudad-balneario y otros que pudieron tener miedo a que les rebasaran por la izquierda.

Ese mismo mes de julio hubo un intento de celebrar el 40 aniversario de la fundación del PSUC. Todo lo que en Cantabria era nebuloso, era consistente en Catalunya. Pero los gobernadores civiles franquistas operaban de manera similar en todas partes. Una conversación con un amigo que paseaba hace unos días por Canet me lo ha recordado. No pudimos ir a Saint Cyprien aquel verano , el gobierno de Giscard d'Estaing prohibió los actos de aquella memoria, pero la segunda edición del festival de Canet se convirtió en una suplencia digna.

Hay un colectivo trabajando en Cantabria, con mucha seriedad y acierto, para recuperar la memoria de aquellos tiempos. Creo que se impone un diálogo de quienes lo vivimos y los receptores de nuestras narraciones. Nuestros hijos en primer lugar ¿Qué hemos contado? Hace unos días, en tono de broma, le decía a mi hijo que cuando alguien se va a apellidar Guerra, no se le debería imponer el nombre de Armando. He cambiado nombre y apellido para no herir al destinatario de nuestra broma. Pero subrayo la responsabilidad de los padres.

Qué le han contado a Ismael Serrano para que se lance a mezclar el mayo francés con no me acuerdo qué y para que la guerrilla urbana le pareciera dulce. También hace casi 20 años de aquel “Papá cuéntame otra vez” Hay que revisar qué y cómo hemos contado algunas cosas. Hay fotos que demuestran que en la Magdalena hubo un campo de concentración. Que los individuos que se bañan desnudos en la playa no son protonudistas sino presos republicanos sin otro acceso al aseo personal. La existencia o no de ese campo ha sido motivo de controversia en esta ciudad.

Y qué vamos a contar en el futuro cuando se sepa que no es solo en Melilla donde menores extranjeros no acompañados, protegidos en teoría por la ley, se ven desprovistos de esa protección por decisiones arbitrarias de políticos y funcionarios. El defensor del pueblo tiene casos sobre su mesa y no todos han llegado de las ciudades autónomas del norte de África.


También se ha celebrado el cincuentenario del Revolver de los Beatles y no recuerdo que el pasado mayo se le diera el mismo bombo al del Paint it Black de los Rolling Stones. Lo de Rajoy no es lo único con mal arreglo…

lunes, 1 de agosto de 2016

Medio verano

Aún quedan días de verano… estamos llegando a la mitad. Las fiestas en la capital han terminado. La parte taurina de las mismas se va a ir encabritando. El alcalde, que se vio en minoría por segunda vez en un año y no pudo evitar que se suspendiera la asignación de dinero público para la feria, pasa al contraataque. La feria taurina de la capital acabará pagándola el gobierno regional y no me quedará más remedio que sumarme a un bando. Yo que quería seguir como #ataurino. Ni favorable ni contrario. No me van a dejar. Lo veo venir.

Si han terminado las fiestas de la capital quedan casi todas las demás. El pasado jueves algunos han celebrado el Día Nacional de Cantabria. Para qué vamos a ser menos que otros. Puestos a tocar textos sacralizados como la Constitución, han podido pensar que si acaba colando lo de la nación de naciones, pues que por aquí había una hace más de dos mil años… Otra vez me pillan en el medio.

Tenemos a los constitucionalistas más sesudos viendo si Rajoy puede hacer lo que dice que puede hacer (un mal gesto al monarca después de aceptar el encargo de formar gobierno) Que no están, no les dejan tiempo, esos expertos viendo si lo de Cataluña tiene alguna solución razonable o qué puede pasar en el País Vasco después de las elecciones del próximo mes…

Éramos pocos y parió abuela. Lo de Puente San Miguel de finales del XVIII nos ofrece una fiesta nacional (ver entrada del 25 de julio sobre patriotas) en bandeja. Pero vuelvo a Mariano. Hace exactamente tres años compareció en tal fecha como hoy en el Congreso de los Diputados para hablar de su tesorero.
http://robertoruisanchez.blogspot.com.es/2013/07/26j1a.html
Lo de Bárcenas ha seguido con el proceso de inflamación que se adivinaba. Y hay gentes, que no parecía que estuvieran en la nómina genovesa, que firman manifiestos para que todo eso se olvide y el partido socialista procure, por pasiva, la investidura del jefe de la banda. Avala la maniobra de presión el propio FG. Con esos amigos el PSOE no necesita enemigos

En el plano exterior entre la masacre de Aleppo y la convención demócrata los grandes comentaristas no han tenido duda. Ayuda mucho que un filonazi sea ya candidato del Partido Republicano. Hasta el PP se ha cambiado este año de convención. También se han ido a Filadelfia a tomarse algo con Hillary. El entusiasmo de algunos amigos con Michelle Obama tampoco es fácil de explicar.

Los Estados Unidos tienen sus propios tiempos. Hace ya 56 años eligieron un presidente católico. Fue una revolución aunque no acabó el mandato. Un presidente de color no ha estado mal, teniendo en cuenta que los de mi generación hemos visto en el NODO que el apartheid no se inventó en Sudáfrica. Pero tampoco ha sido un disloque. Ahora toca una mujer. En el futuro una mujer de color y algo más tarde  alguien que no sea estrictamente heterosexual. Pero eso los de mi generación no lo vamos a ver.

De oca a oca. Acabo en local. Habrá sido una pesadilla de mitad de verano aunque la noche no ha sido especialmente calurosa. Me contaban unos casos que demuestran que no hace falta irse al Egeo ni al cuerno de África para ver como se pisotea el derecho internacional. Sucedía aquí, en Cantabria. Por si no ha sido un mal sueño trataré de aclararlo. Seguiré informando.


jueves, 28 de julio de 2016

Gobiernos y trenes

http://www.elfaradio.com/2016/07/07/cantabria-en-el-150-aniversario-del-ferrocarril-santander-madrid/

Hace exactamente 20 días se cumplió un aniversario que me pareció interesante recordar: 150 años de la llegada del primer tren que hizo el recorrido entre Santander y Madrid. Todavía no existía el enlace costa a costa en Norteamérica. Muchos puertos peninsulares tardaron en tener ese enlace con la capital. Todavía era reina Isabel II aunque no le quedaba mucho en el trono...

Mi compromiso con ese medio hizo que no se publicara inicialmente en este blog. Pasadas esas tres semanas y con una novedad por medio, no voy a publicar aquí el texto pero si el enlace a la publicación, en donde además hay alguna ilustración.

La novedad de estas tres semanas es que la última ministra de Fomento, Ana Pastor, que se ha permitido enredar con un futuro ferrocarril del siglo XXI o XXII, que pueda renovar ese aniversario citado, cuestionada en las instituciones europeas por una chapuza de comisión investigadora del accidente ferroviario de julio de 2013 en Compostela, es ahora la clave del entramado institucional que puede llevarnos hacia un nuevo gobierno. O no. Tampoco está mal servido el anterior ministro de Fomento, Blanco, Pepiño para los amigos. En el dulce exilio de Bruselas-Estrasburgo seguro que ya no recuerda que nos iba a hacer dos lineas de alta velocidad. Dos. Una la tiene cualquiera.


lunes, 25 de julio de 2016

Santo Patrón

Santiago me perdone por escribir en su día. Claro que como aquí se ha quedado en fiesta local…es posible que no sea pecado. ¡Santiago y cierra España! Adquirido en algún comic infantil. Santiago Matamoros. Sin palabras. Patrón de Galicia. Podía haberlo sido de la ciudad desde la que escribo si no fuera porque ya tiene más patrones. Los Santos Mártires, dos, el 30 de agosto y la Virgen del Mar, el lunes de Pentecostés. No parecíamos tan festeros pero no nos salen las cuentas. Este año se ha quedado sin fiesta la pobre Virgen y anoche Santander parecía lo que era. Una ciudad en fiestas.

En una fecha tan relacionada con el patriotismo oficial no está de más señalar la flexibilidad con la que actúan los dueños de ese patriotismo. Si. Ese patriotismo tiene  dueños. Una cuestión se mira de una manera o de la contraria dependiendo de quien sea el protagonista o el beneficiario. Si los otros alcanzan algún acuerdo con los nacionalismos periféricos, son rompedores de la unidad patria. Si lo hacen los dueños de la patente del patriotismo oficial no ocurre nada. Es natural. No es peligroso para ninguna unidad…

Con mucha edad, una vida marcada por la huida del latín que se convirtió en fugida y poco cabello en la cumbre de la cabeza a mi me dejan como estaba. Aunque la RAE no vincula patria con patrón, el espectáculo es pornográfico. En el aniversario del accidente ferroviario de hace tres años en las afueras de Santiago, Ana Pastor como  ministra de Fomento recibe una reprimenda por parte de la Unión Europea, que tampoco actúa así a diario. La comisión de investigación del accidente podía haber sido digna de algún país centroafricano donde el emperador se comía a los niños.

¿Algún cese? ¡No! La misma persona recibe como premio uno de los más altos cargos institucionales. Ya es presidenta del Congreso de los Diputados. Sus méritos ¿seriedad? y amistad personal con el líder. ¿Que ha sido votada por diputados que dicen querer romper la unidad del Estado? Bueno, tampoco vamos a tenérselo en cuenta justo ahora, eso solo se utiliza cuando van en otro carruaje…

A  mi el patriotismo oficial no me duró mucho. Un 25 de julio, cuando el día festivo se extendía por todos los rincones del territorio, ya tuve un conflicto familiar. Me quedó claro que no todos entendemos lo mismo cuando decimos determinadas palabras. Era 1968. El año en que obtuve mi permiso de conducir. De haber sido el nuestro un país medianamente normal, podía haber sido el año de mi primera cita con las urnas. Esta se retrasó nueve años. El patriotismo oficial lleva un retraso bastante mayor, pero hay una mayoría que lo tolera, que lo aprueba.


Así… la mala reputación de Brassens representa un consuelo. Hace ya dos siglos que los patriotas que se habían enfrentado a Napoleón empezaban a ser fusilados por no abrazar el absolutismo- que vivan las cadenas. Seguiremos sin hacer daño a nadie, al menos voluntariamente. Pagando impuestos, directos e indirectos y confiando en que alguna vez la base para el patriotismo, para uno que no nos avergüence, no pase por llevar la bandera, ninguna bandera y todas las banderas, en la correa del perro, en la cinta del sombrero o en el empeine de la alpargata.

lunes, 18 de julio de 2016

4 veintes

Es la manera de decir 80 en francés. En alguna otra lengua se dice muy parecido. En la que se habla aquí al lado, por el este. Ochenta años hace del mayor desastre de nuestra historia contemporánea. Si me hubiera pillado el cuerpo más triste, este aniversario me haría decir que no hemos aprendido mucho. Pero no es así. Tengo cuerpo alegre. De dos semanas fuera de casa. Visita tradicional a Pirineos y bici y encuentro con amigos junto al Mediterráneo. Haciendo vida de nuevo. Que no es vida nueva. Es vida.

No es momento de recordar que ya no hay ciudades peligrosas. Todas lo son ahora. La geografía del horror/terror hace tiempo que saltó límites socioeconómicos. Nueva York y Madrid. Londres y París. Bruselas y Niza se juntan a todas las otras a las que hacíamos menos caso: Mogadiscio, Dacca, Lahore, Karachi, Estambul, Bagdad…

Hubo algún momento, hace alrededor de 20 años, en que compañeros de trabajo entendían muy mal la facilidad con la que mi familia viajaba al País Vasco, donde vivía media familia. Ellos no iban nunca. Era peligroso. Hace 80 años la mayoría de ciudades españolas se hicieron muy peligrosas. Francotiradores y bombardeos sembraron la muerte durante tres años. Después vino una prórroga de quince. El sábado me detuve en el hito conmemorativo que junto al fracasado Forum de Barcelona recuerda a los fusilados del Camp de la Bota. Ciriego, la Almudena… tantos otros, es otra geografía del horror. Con menos literatura todavía que la que se dedica a Buchenwald o Mauthausen.

Recobrada la normalidad casera escucho la radio por la mañana, lo que no he hecho en dos semanas. Un daño colateral del intento de golpe o lo que haya ocurrido en Turquía: El ejército del dictador El Assad ha emprendido una nueva ofensiva sobre los barrios de Aleppo que todavía intentan resistir. Como en Sevilla o Zaragoza hace 80 años. Siria en nuestra impotencia. Como España en el 36 de 1900.

Parece que sigue siendo ministro del Interior en funciones el director del último recuento electoral. También parece que no está en la cárcel uno de los mayores delincuentes de la historia reciente, Rodrigo Rato. Y también parece que la ruleta empieza a girar de nuevo y que esta semana volveremos a tener constituidas las cámaras de la representación popular. A ver si hay más suerte que la última vez.

Finalmente, me ha parecido escuchar que el anterior presidente del gobierno, Rodríguez Zapatero, apadrina una iniciativa para modificar la ley de memoria histórica. La que él posibilitó. Ha demostrado con claridad sus insuficiencias, su mojigatería. Todavía se le puede decir a un taxista en esta ciudad que te lleve a la calle Alonso Vega o General Dávila. No debe haber muchas ciudades en el mundo que homenajeen a sus verdugos. Ochenta años después.