lunes, 28 de noviembre de 2016

Fidel [Para Olivia (1)]


En muchas entradas de este blog hay referencias a personalidades en el momento en el que fallecen. Podría ocupar esta semana ese lugar la anterior alcaldesa de Valencia,  como la semana pasada hubo una nota para Leonard Cohen. Las simpatías o antipatías que se les ha tenido en vida considero que se pueden mostrar el día después, pero con respeto. No conozco ninguna cultura actual o anterior que no haya tenido respeto a los difuntos.

No hablo de culto a los muertos, y hay numerosas muestras en el pasado y el presente, ni hagiografías que hacen bueno al difunto o difunta en el mismo momento en que fallecen. Con Rita Barberá ha habido capítulos deleznables, antes y después de su muerte. En buena medida ella ha sido la protagonista de esos capítulos y de los demás de su vida. Fijé mi posición personal en ese asunto hace una par de años con ocasión del fallecimiento del presidente del Banco que lleva el nombre de mi ciudad. Pero esta semana también ha muerto Fidel Castro y quiero tratar su fallecimiento con el rigor con el que alguien que tiene algún conocimiento de la Historia se dirige a su nieta, que todavía no ha cumplido tres meses. Puede que algún día lo lea y quiero ser sincero como siempre y como nunca. Como siempre.

Tu abuelo, Olivia, supo de la existencia de Fidel Castro antes de que los barbudos entraran en La Habana en el amanecer de 1959. El tío Pepe, hermano de mi abuela, que se había escapado de alguna guerra en África y, quizá, de algún embarazo no deseado y se había instalado en Cuba, se quedó viudo en 1957. No había tenido hijos con Rosa, su esposa legal. Era ciudadano cubano pero arregló sus cosas y a bordo del Guadalupe, con escala en Nueva York, volvió a casa. A la casa que sus padres, mis bisabuelos, los tatarabuelos de tu padre, habían construido en El Tejo, Valdáliga. El 8 de abril de 1958 o era Semana Santa o me libraron de ir al colegio pero yo estaba en el muelle viendo como desembarcaba mi tío.

Aquella Nochevieja, en mi casa, en la casa de mis padres, en la que yo mismo había nacido y que, casualidades, estaba entonces en la calle de La Habana, hoy Isla de Cuba, en aquella casa, bastante parca en aquellos tiempos, aquel fin de año la sidra el Gaitero se sustituyó por cava. Y yo brindé, el más pequeño de todos, me faltaban tres meses para cumplir nueve años, por el triunfo de la Revolución. Y mi familia era lo que entonces se denominaba de orden. ¿Qué nos había contado el tío Pepe de Fulgencio Batista? Auténticas perrerías. Y no temía por sus cosas. Una pensión de jubilación y unas rentas de unos inmuebles alquilados que percibió durante algún tiempo. No pensaba que la Revolución pudiera operar contra sus intereses personales.

¿Qué lugar ocupan las pruebas y testimonios personales en la construcción de la Historia? Tengo otra prueba, Olivia. Conservo el pasaporte del tío Pepe. Incluyo foto. En las solapas de ese pasaporte hay una carta que Vale, una amiga, le dirige al tío. Está fechada semanas después del triunfo de los fidelistas y comenta que le echaron en falta para festejar el triunfo de la Revolución y que no se crea las mentiras que ha empezado a publicar la prensa en todo el mundo sobre los tribunales populares y la cantidad de penas de muerte que están aplicando. Se confiesa revolucionaria y miembro de la Acción Católica y expresa textualmente “este movimiento revolucionario no es comunista”



Hay otra cuartilla firmada por Aquilino Sánchez Díaz en la que declara que las escrituras de las propiedades de mi tío, incautadas por el gobierno cubano en octubre de 1960, están depositadas en casa del hermano de Aquilino, Ernesto, en la calle Obispo. Eso es en Habana Vieja, Olivia. Lo sé porque he pasado por allí varias veces en las dos ocasiones en que he visitado La Habana. La primera, en noviembre de 2002 con tu abuela. La segunda con tus padres, en el final del año 2009. En ese amanecer de 2010 hay una bonita foto, que hizo tu madre, en que tu padre y yo posamos sentados en el Malecón, junto al hotel Nacional…

No sé si seré capaz de seguir con este detalle, pero por si la pereza vence te digo, querida nieta, que creo que nadie con quien yo haya coexistido, desde que tengo memoria, haya resultado más controvertido. Ha juntado el bien y el mal; el si y el no, el blanco y el negro; la luz y la oscuridad; el pro y el contra como nadie. Un día de éstos, cuando sus cenizas viajen de la Habana a Santiago en un camino contrario al del cadáver de la película Guantanamera de Tomás Gutiérrez Alea, con millones de cubanos muy tristes, otros lo estarán festejando en Miami. Con muy poco respeto para los difuntos, lo cual sin duda apenará mucho a quienes aquí…

Acabo por hoy, Olivia. La geografía, la posición de la isla de Cuba, y la Historia, el momento de enfrentamiento entre los dos bloques surgidos de la posguerra mundial, condicionaron la revolución hasta hacerla desconocida para muchos de sus protagonistas e hicieron que aquel movimiento de los países no alineados no fuera inocente y no pudiera mostrar todo su potencial de superación del mundo bipolar.




lunes, 21 de noviembre de 2016

Refrendar

Otra mañana templadita de lunes soleado, mientras la mayoría del territorio cubierto por la AEMET tiene avisos naranjas y tal… aquí somos muy nuestros hasta para eso. 18º C a las tres de la madrugada del 21 de noviembre …El viento que hace llover en casi toda la Península aquí nos seca y eso es un hecho diferencial mayúsculo sobre el que alguna vez nos podrían consultar. No sé si nuestro derecho a decidir incluirá algún cambio en la circulación general de la atmósfera pero supongo que las posibilidades son escasas. Aunque otras consultas con posibilidades escasas se abren paso.

Por primera vez en nuestra ciudad, en directo y sin venir de un político sino de un técnico de prestigio, arquitecto, con notable proyección ciudadana desde su actividad colegial, por primera vez, escucho que se deberían aprobar los ordenamientos urbanos, los planes generales, en referéndum de todos los ciudadanos. Domingo de la Lastra ha hecho una propuesta revolucionaria, al menos para esta escala local. Se juegan mucho las ciudades con sus PGOUs Se juegan mucho sus pobladores. Se han hecho enormes negocios a espaldas de las mayorías gracias a determinados enfoques de los planes. No creo excesivamente en la consulta directa pero esa sería una manera de que un porcentaje mucho mayor de la población conociera con detalle lo que se quiere aprobar. Y si le interesa que se apruebe.

En Santander el urbanismo está de moda. No en vano nos acabamos de quedar sin plan general. Ha dicho el Supremo que no se ajusta a la ley. Por una cuestión que al mayor responsable que queda en el ayuntamiento, el anterior alcalde ya se ha contado por aquí que ha ascendido -si ser ministro es un ascenso-, el teniente de alcalde y concejal de urbanismo, cree que haber aprobado el plan sin asegurar el agua potable para el previsto aumento de la  población, es una cuestión con la que él no tiene mucho que ver. También se le olvidó decir que el plan recién cancelado por el Supremo cuando lleva cuatro años en vigor, esos son los tiempos jurídicos en España, ya había sido tocado de muerte por la sentencia de la Audiencia Nacional que juzgaba ilegal el plan de abastecimiento de agua a nuestra ciudad. Eso ocurrió antes de la aprobación del plan y por ahí fuera creen que lo que sobra aquí es agua.

En Italia preparan una consulta popular sobre una reforma constitucional destinada a dar mayor estabilidad a los gobiernos de ese país tan próximo, 63 gobiernos en 70 años, que ya ha sido aprobada en el Parlamento … tal como va el año en consultas populares no quiero ser gafe para Renzi pero … y terminamos. Al pequeño Nicolás,  en la consulta primaria del bloque conservador francés, le han apeado a la primera. Alguien me ha dicho - quelqu’un m’a dit- que Carla no vuelve al Elíseo.

Parece que está fuera de duda que una candidata, en la segunda y definitiva vuelta de las presidenciales francesas, será Marine Le Pen y también parece descartado que, sea quien sea el candidato de la izquierda, el combate definitivo será entre Le Pen y el candidato conservador que triunfe en la disputa Fillon / Juppé. Conozco votantes socialistas que ayer han apostado por Juppé. Supongo que no están dispuestos a dar su voto en mayo a Fillon para prevenir la llegada de Le Pen a la presidencia de la República. ¿Guatemala frente a Guatepeor?

Les dije que estoy harto de votar sin ilusión, a la contra, lo malo contra lo peor… Ejercicio de traducción. Pongamos que aquí, y es muchísimo poner, el PP y Ciudadanos convocaran unas primarias abiertas a todo el censo, para decidir quien sería el aspirante a presidente del gobierno, nosotros nos ahorramos la decisión sobre la Jefatura del Estado, lo decidieron por nosotros hace lustros, pero esa es otra historia. Bien. Estamos en lo otro. ¿Rajoy/ Rivera? Para ir contra ¿Iglesias/ Susana Díaz? Sin duda es mucho poner. Y me doy cuenta que mi voto entre esos cuatro sería a la contra. Lo malo contra lo peor. Otra vez.

Y la Real Academia, a la que no le importa que se escriba almóndiga  (mi corrector enloquece) no acaba de relacionar refrendar con referéndum. Me voy a tomar el sol.


lunes, 14 de noviembre de 2016

Tupamaros y falangistas

Por invitación del presidente Revilla nos ha visitado el ex presidente uruguayo. Ninguno de los dos está ya en lo que estuvo pero hay quien prefiere recordarlo. De Mújica, la tercera entrada que propone google es la de una web que rebosa bilis y destaca que fue un terrorista tupamaro. Hace algunas semanas me referí en este blog a la calidad de nuestros relatos y a ese cantautor que definió como dulce la guerrilla urbana y la confundía con los pantalones campana. Revilla si, falangista en sus años mozos. Como la mayoría de los de su edad por otro lado.

A mi el pasado de Revilla me importa menos que el presente. Es presidente del gobierno de Cantabria y aquí algún capricho racista puede poner en un avión con destino a ¿? a un menor camerunés con pasaporte de su país. Más de 90.000 firmas piden que se ejerza tutela sobre ese menor y no su expulsión, yo sólo espero que se resuelva en positivo para el menor, pero también que  la próxima vez que Revilla se siente en una tele de Madrid o Barcelona no pueda obviar el tema.

Los resultados electorales en los EE.UU nos ocultan muchas de estas pequeñas cosas que ocurren en la esquina del barrio. No sé si se ha destacado suficientemente que el voto de las grandes áreas urbanas sigue muy fiel al partido demócrata y que ha sido la abstención de votos progresistas lo que ha podido dar el triunfo a Trump. Si es así, los demócratas perdieron cuando apearon de maneras bastante oscuras a Sanders.

En el verano de 1988 también había campaña electoral en los EE.UU. Visité la Trump Tower con un uruguayo que estudiaba en New Jersey en la misma Universidad que mi mujer ¡Cuánta plata! Fue su exclamación al entrar en el vestíbulo. Mucha plata ya entonces. Y mucho barullo para la construcción de esa torre y… en pocas semanas, semejante individuo será investido presidente. Muchos norteamericanos parece que están pensando en hacerse canadienses.

Un canadiense universal se ha esfumado. Leonard Cohen no lo ha soportado. Al conocer la noticia de su muerte, de inmediato, me vino a la memoria una de mis cuñadas y le Partisan. Freedom soon will come. Pronto llegará la libertad. Su coro en francés: No tengo miedo (pese a que los alemanes nos han invadido, a que he perdido mujer e hijos…) Las elecciones del próximo mayo en Francia me parecen mucho más significativas que las presidenciales americanas. Le Pen, sin disfraz de payaso. Con pedigrí de fascista de toda la vida. Ahí si hay mucho en juego. Todo.

El mismo día que muere Cohen se proyecta en esta ciudad una película letona, Crosswinds, con las deportaciones estalinistas de los años 40 en el centro del guión. Los totalitarismos de diverso signo. La broma macabra de no haber aprendido nada.

Santander se moderniza. Los norteamericanos no han podido elegir una presidenta pero aquí, aunque sea de carambola, tenemos la primera alcaldesa de nuestra historia. Reconociendo que conozco a más concejales que nunca en el consistorio capitalino, de la alcaldesa Igual no se nada. Un titular del Diario Montañés mezclaba,  al día siguiente de su propuesta, el látigo con la sonrisa.

A ver. Mujeres y látigos. Las mujeres de grandes liderazgos políticos ¿no lo han sido con comportamientos muy parecidos a los de los hombres? Han peleado en el seno de sus partidos, han hecho guerras, Thatcher, Golda Meir, Indira Gandhi… Hay excepciones. Nórdicas, quizá irlandesas, quizá Bachelet ¿Hemos perdido algo bueno con la derrota de Clinton? Nunca lo sabremos.


  

lunes, 7 de noviembre de 2016

¿Halloween o Thanksgiving?


En tres días ha llovido, y va a seguir, más que en los tres meses anteriores. Pero a uno de nuestros ciudadanos ya no le moja la lluvia de esta ciudad. La quiniela que hacía ministro al alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, ha obtenido ya el pleno al 15. Ya es ministro. De Fomento. Tiene formación inicial y continua adecuada para el cargo. Ahora, de todo corazón, le deseo más suerte que en la alcaldía de mi ciudad, que es la suya. ¿Qué ha premiado Rajoy en este caso?

Estampa y edad o un PGOU tumbado por el Tribunal Supremo?  Lo de la estampa ya ha saltado a la prensa nacional en términos poco usuales. Los fracasos de gestión de diez años ya se irán conociendo más allá de nuestros nevados puertos de montaña. Esto acaba de empezar. Parece que ya hay quien le ha situado en el puesto número uno del delfinato popular. Estampa y edad a su favor. Lo demás, todo lo demás, a demostrar.

Una red social me recuerda con cuánto interés me he ocupado de otros procesos electorales en los Estados Unidos. Hace cuatro años publiqué en esa red la alegría que me producía escuchar a una amiga que, desde Bruselas, opinaba sobre el proceso en un programa de radio local. Hace ocho años yo mismo opiné en otra radio local en un momento de mi vida especialmente duro. No tengo grandes dosis de acierto en mis profecías, pero algo me hizo ver que el fervor por Obama iba un poco de vacío. Ocho años más tarde me reafirmo. Los dos mandatos de Obama no han servido para mejorar de manera apreciable la causa de los más desfavorecidos. Aquellos de los que se ocupa, teóricamente, el partido demócrata. Su premio Nobel de la Paz nada más llegar a la Casa Blanca tampoco presagiaba nada bueno. Mosul se ha unido a Aleppo en la lista de los horrores...

Pues todo pasa. Habrá muchas causas, pero lo de mañana, primer martes después de un primer lunes, noviembre y año bisiesto, no es que no me importe pero bastante menos que otras veces. Muy niño, diez años, ya viví con interés el proceso electoral de los EE.UU. Era 1960. Resultó elegido Kennedy y aquel verano de primarias estaban por aquí, de vacaciones, un hermano de mi padre, el tío Ángel, ciudadano americano votante demócrata y su esposa, la tía Grace, de ancestros vascofranceses y que había aprendido muy bien nuestra lengua. Ella prefería a Nixon. Y a veces discutieron en nuestra presencia, en aquel verano en el que a nuestro dictador le quedaban todavía tres lustros en el Pardo.

De aquel niño de diez años no puede quedar mucho y mi interés por el proceso electoral americano ha quedado muy disminuido. No deja de ser parte de algo que allí hacen como en ninguna parte del planeta. El negocio del espectáculo que en este caso necesita la fuerte armazón del bipartidismo. Pero ni hay tanta diferencia real entre los candidatos ni ninguno de los dos me provoca una simpatía especial.    

Una ciudadana americana, que ejerció de madre de mi hijo durante un curso escolar, confiesa en la misma red social que por primera vez en su vida no votará demócrata. Audrey, cielos! Susan Sarandon, la Louise amiga de Thelma, una de las actrices más interesada en las causas que me pueden motivar a mí, si no ha cambiado de opinión en las últimas horas, tampoco votará a ninguno de los dos…


De haber tenido derecho a voto, cómo a veces  he reclamado medio en broma, me hubiera resistido yo mismo a votar a la contra? Clinton, con su pesada mochila, contra el monstruo. Sinceramente no lo se. Yo también he roto con el bipartidismo. Ni Halloween ni Thanksgiving. Ni calabaza ni pavo. 

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Viñetas

El puente festivo y unas pequeñas vacaciones por el sur, me han salvado. No tengo imágenes de los actos políticos de la semana pasada en el Congreso de los Diputados. Tengo una edad que me exige algunas medidas de autoprotección. No había pasado por Madrid desde junio y ayer lo hice por el viejo túnel del enlace ferroviario Atocha –Chamartín. No he necesitado pasar por la capital para saber lo que se venia fraguando. Seguramente ha sido el azar pero la noche del sábado pernocté en un hotel llamado el Rincón de Diego, en Mojácar. Muy recomendable aunque no haya sesiones de investidura. He dicho Diego. Digo es otra cosa.


A finales de agosto una viñeta de Forges anticipaba un tamayazo. Un amigo se hizo eco de la misma. Nos hizo un juego a un grupo. Contestamos muy pocos. Por algo así como 7 a 1 no nos creímos que pudiera ocurrir nada parecido. Y sin embargo una nueva agencia ha aparecido en el horizonte del comic nacional: Hernando y Hernando se van a encargar de hacer temblar a la mitad aproximada de la población. En Almería creen que si su Hernando llega a ministro de Fomento les puede resolver lo de sus infraestructuras. No se si alguien tiene esperanzas por aquí de que ocurra algo parecido en el caso de que, al fin, la quiniela que hace ministro al alcalde de Santander, obtenga de una vez los catorce aciertos.

Vuelvo a la aritmética. Al margen del acuerdo de gobierno que posibilita que el partido más corrupto de Europa vuelva a gobernar en España, hay unos millones de votos que solo la torpeza más extrema puede confundir con radicalidad antisistémica. Más de la cuarta parte de los ciudadanos españoles que votamos el pasado junio no queremos este gobierno. A ellos hay que sumar los votantes del PSOE que tampoco lo quieren. La mezcla no es homogénea y eso puede explicar la dificultad de formar un gobierno alternativo. Si finalmente el PSC rompe con el PSOE, o viceversa, hará falta algo más que una Nueva Planta para seguir adelante.

En enero se cumplió el tricentenario de aquel decreto por el que Felipe V hizo pagar a los catalanes su supuesta infidelidad. Ese aniversario no tuvo un gran eco, al menos fuera de Catalunya.  En enero andábamos metidos en filigranas imposibles. Al “yo quiero un gobierno de progreso pero pacto con Rivera” de unos, respondieron los otros con “aquí tienes ya el gobierno montado y me pido para mi esto, esto y lo otro”. Poco edificante. Y no salvo a ninguno de los que pudieron dar una salida diferente al tema. Otro recuerdo aritmético. La suma de votos PSOE+Podemos de diciembre era superior a la suma de votos PP+C,s

Ahora, en pocos días, habrá un gobierno que volverá a coger las tijeras de podar. Se acabaron las alegrías de la interinidad. Con la Virgen del Rocío procurando un mejor empleo y no recuerdo que otra gobernando las fuerzas de seguridad del Estado. La guerra interna del PSOE dejará mucho campo al PP para seguir a lo suyo y a Podemos, si de una vez se demuestra que saber de teoría política se relaciona medianamente bien con su aplicación práctica, para convertirse en alternativa real de gobierno, que en unas próximas generales pueda articular la mayoría.

Felipe González, que podría haber seguido dedicado a los bonsais, cree que Susana Díaz es el futuro del PSOE. Creo que se equivoca, pero a la vez estoy bastante seguro que encontrará a alguien que reste votos de los militantes a Pedro Sánchez. Las maniobras han sido tan burdas que el cabreo interno es mayúsculo y hoy Pedro derrotaría a Susana. Pues se retrasan primarias y congreso y se busca a un tercero/a.

Este año va terminando. El próximo tiene centenarios de relumbrón. Me cuesta escribirlo. El atado y bien atado ha contraído matrimonio con el que se mueve no sale en la foto.  Mucho campo libre para quien no tenga nada que ver ni con lo uno ni con lo otro.


lunes, 24 de octubre de 2016

Biladrillismo

Hoy, a primera hora de la mañana, se supone que solo se podría escribir del próximo gobierno de España, que se parecerá mucho al actual, en funciones, por obra y gracia de los sectores que ejercen el poder fáctico, incluso en el interior del partido socialista. Y me voy por otra esquina, aunque no desespero. Quizá nos encontremos antes del final de estas seiscientas palabras.

He escuchado en la radio la semana pasada que en un barrio periférico de esta ciudad se puede ver una pintada que equipara urbanismo con terrorismo. Con alguna preparación teórica sobre el asunto, incluso alguna aplicación práctica de la que prefiero no acordarme, con años de explicación en clase de las bondades de la planificación urbanística… esa pintada me resulta escandalosa y sin embargo, ha habido al menos un ciudadano que lo ve así. Se ha armado de un spray y lo ha publicado, probablemente con nocturnidad.

¿Qué ha ocurrido en Santander para que alguien lo haya visto de esa manera? En primer lugar, en la capital de Cantabria, no ha habido alternancia política en el gobierno municipal. Gobiernan los mismos desde… -esa expresión coloquial aquí es totalmente cierta- que entraron los nacionales. La democracia se resiente en un caso así. Quienes gobiernan, respaldados por el voto mayoritario, durante lustros, acaban creyendo que el municipio es casa propia.

La planificación urbanística moderna, tan ligada al humanismo, a la utopía, la que ha hecho que metrópolis gigantes no hayan colapsado dos siglos más tarde, se puede prostituir, al servicio de unos pocos muy poderosos, hasta hacer que todo sea exactamente al revés. Y la noticia de la mañana es que el Tribunal Supremo, por unanimidad, ha declarado ilegal el PGOU de Santander.

Esta es una ciudad muy peculiar. En ella lo que alguna sociología urbana califica de barrios bajos, ocupa cotas muy altas, con vistas envidiables sobre una de las bahías más bellas de … ( el planeta, la galaxia…) bueno, una bahía muy bonita que no  hemos conseguido cargarnos de todo pese a haberlo intentado en los últimos doscientos cincuenta años. El abuso de los poderosos ha llevado a poner en peligro la vida de muchas familias humildes que han acabado por hacerse escuchar. El PGOU de Santander, resumiendo, se ha dedicado a imponer la gentrificación sin vaselina.

La inteligencia política del alcalde de la capital, fuera de duda aunque en su propio partido no se la reconozcan, ha llevado en las últimas semanas a poner en manos del Parlamento regional alguna de las agresiones más violentas que el PGOU aplicaba a los sectores más desvalidos de la población. Ha habido señales, de nuevo, como constructores presionando a políticos, muy parecidas a las de esa región del sur de Italia que suena casi como la nuestra. El partido socialista, único que votó en contra en el momento de la aprobación del plan, amanece hoy tocado ¿Hundido? El portavoz, miembro del comité federal, ha comprobado ayer que sus posturas son minoritarias en su partido.

Un antiguo militante socialista, valiente hasta hacerlo aparecer en un libro, ya denunció los reproches que desde la dirección regional del socialismo había recibido el grupo municipal por votar en contra del PGOU. Les había hecho perder unos miles de euros.

Lo que viene en las próximas semanas, cuando Mariano Rajoy vuelva a ser presidente del gobierno, por encima de toda la basura que se va ventilando en los tribunales y que afecta al PP, será el final del bipartidismo. Queda por ver que ocurrirá con el biladrillismo, la unidad de intereses de las dos principales fuerzas políticas del sistema del 78.


lunes, 17 de octubre de 2016

Antonio Ruiz Villalba


El pasado miércoles, en Madrid, se mojó el desfile militar y las supuestas personalidades asistentes.  La sobremesa, 400 kilómetros al norte, me planteó cosas que no iban a ocurrir hasta el día siguiente. Es la primera vez que me ocurre. No veo una forma clara de explicarlo, pero el asunto iba de música y literatura. Algunos premios Nobel rusos y el festival de Eurovisión. La tecnología actual permite zanjar las discusiones antes de que empiecen.

¿De qué color era el vestido de Salomé cuando ganó la edición de 1969?  - lo vimos en blanco y negro- Más del estilo, y el de Massiel, ¿tenía alguna nota de color?  ¿Quién ganó cuando Mocedades obtuvo el segundo puesto? ¿Y cuando le ocurrió lo mismo a Karina? (Si, si, a Karina le ocurrió lo mismo) Y en pocas horas estalla todo. Y una vez que Bob Dylan ya es premio Nobel de Literatura, no puedo evitar pensar en la anterior entrada a este blog. Si el de la paz se otorga con frecuencia de forma prematura, éste de Literatura creo que es la primera vez que se le da a un juglar. No me parece mal, aunque no acabo de estar seguro.

Cuando yo estaba en la mili, en Burgos, me llegó un eco muy lejano de una canción que se convertiría en una de las de Dylan que sigue estando entre mis preferidas. En el atardecer del jueves la situé en mi página de una red social. Formaba parte de la banda sonora de la película Patt Garret… y se trataba de llamar a la puerta del cielo… Algunos meses antes, cuando todavía no había empezado mi servicio militar, la policía mató junto a su puesto, no demasiado lejos del mío,  a un compañero de trabajo. Yo no le conocía. Éramos muchos miles en aquella fábrica. Hoy leo que el Ayuntamiento de Barcelona, en el 45 aniversario de ese crimen, le dedica una calle a Antonio Ruiz Villalba. El camino al cielo no es fácil, pero tener una calle con su nombre, bastante cerca del lugar del asesinato, se puede considerar, aunque parcial y tardía, una reparación. Y quienes aquel 18 de octubre estábamos allí tenemos la obligación de no olvidarle y que su nombre tenga significado.

En octubre de 1971 no había escuchado todavía el nombre de Felipe González ni, mucho menos, los de sus discípulos. Algunos de los que hoy dicen tener tanto respeto por los ocho millones de votos del partido popular, estaban por los parvularios o no habían nacido. ¿Cuánto respeto tienen por los otros 16 millones, por los que no votamos al PP? Muy poco. No se trata, en mi caso, de purezas ideológicas ni nada por el estilo. Por un lado aritmética y por otro, ese PP al que parece que se le puede regalar el gobierno, no es un partido cualquiera. Y no por estar alejado de los postulados teóricos de un partido socialista. Ese PP recibe apellidos hace meses, años, en decenas de juzgados de toda España. Es a eso a lo que se entrega el gobierno.

Si esa historia termina así, los restos del naufragio socialista serán dirigidos por alguien que estos días haya opinado con claridad. Y hasta hoy nadie ha defendido con claridad la bondad de la abstención para que una banda siga gobernando. Quienes desde los dos lados- PSOE y Podemos- del posible gobierno alternativo despreciaron la posibilidad de gobernar con los resultados de diciembre, deberían dedicarse a partir del próximo gobierno Rajoy a negocios alejados de la política. Gentes que hasta hace quince días defendían una cosa no pueden hoy defender la contraria y además contar con nuestra confianza. En la entrada del 5 de mayo, Estado civil, en este blog ya se hermanaban Hernando y Hernando.

Cuánto me gustaría tener que corregir en las próximas semanas algo de lo expresado en los dos últimos párrafos.