lunes, 17 de junio de 2019

Patrones y marineros


Javier Ceruti entiende de las cosas de la Marina. Es pública su afición. Probablemente se sabe sin titubear los diferentes escalones jerárquicos, que pasan por corbetas, fragatas y navíos combinados con capitanes, tenientes y alféreces. Aquello que en el servicio militar obligatorio del final del franquismo ya se había casi abandonado de las clases teóricas en las demás armas que no vestíamos de blanco. Y en la Armada, como en la vida misma, donde hay un patrón, no manda el marinero. En el Ayuntamiento de Santander, Ciudadanos no ha aplicado el mismo criterio que sirvió para airear la Junta de Andalucía. Bueno.

Ceruti parece que ha sido bastante claro indicando que era más por órdenes de la superioridad que por voluntad propia. Con la lentitud mítica de los caracoles, el PP de la capital de Cantabria va perdiendo apoyos directos y consiguiendo los indirectos suficientes, o casi, para no soltar el bastón de mando. En la próxima ocasión, si se consigue, será después de 44 años. Caso casi único.

El ciudadano Felipe Borbón, jefe de este estado, ha sido condecorado hoy en Londres y en presencia de la reina de allí. Los asesores de imagen han debido hacer algún puente distinto al de la Torre de Londres. Si yo tuviera algo que ver con la casa real no hubiera permitido que le hicieran esa foto que tanto recuerda a alguna botella de ginebra. Además, la reina aparenta proximidad al veganismo, con lo que comer carne es más que pecaminoso.

Estos días largos de luz y cortos de oscuridad tienen en lo personal rituales muy queridos que, cada cuatro años, se pueden ver sobresaltados con temas de pactos municipales y/o autonómicos. Este año seguimos, además, con un gobierno en funciones y el hartazgo popular puede ser mayor que nunca. Lo único que nos falta es que haya que volver a votar antes de final del año. Sandokan puede llegar a ser presidente del gobierno si ocurriera algo así. A estas alturas debe estar ya casi todo analizado, contabilizado, así que me he permitido mirar hacia adentro y pienso hacerlo cada vez más.

Mis dos últimos fines de semana se han desarrollado según lo previsto, rodeado de amigos, recorriendo kilómetros llanos en bici y bordeando picos pirenaicos. Esta semana se conmemora el drama de los aspirantes a refugio. El jueves, en la plaza del  Ayuntamiento, esta ciudad, algunos de sus ciudadanos, seguramente unos pocos, reclamaremos más atención para ese drama que sufre menos del 1% de la población mundial pero que a diario nos asalta con noticias muy dolorosas, que directamente rozan la criminalidad.

Y el viernes inauguraremos verano, que en un clima suave como el nuestro, es una estación muy favorable. Además, ese primer día del verano, desde antes de que yo naciera, era festivo familiar. Cumpleaños fraternal que tenemos la suerte de seguir celebrando…Este año, muy posiblemente, con representación de la familia del otro lado del charco. Nosotros tenemos nuestra otra España que sabe a tabaco, brea y celuloide. Un hermano de mi  padre se afincó en Los Ángeles y su descendencia sigue por allí…




lunes, 10 de junio de 2019

Si un traidor puede más…


El aniversario del desembarco en Normandía, del que me ocupaba la semana pasada, ha tenido este año ecos que no recuerdo de ocasiones anteriores. Tratar de puntuar, tres cuartos de siglo después, con mejor nota a otra de las grandes batallas de la II Guerra Mundial, Stalingrado, que a la apertura de ese segundo frente, que de hecho era el tercero, no sé si puede tener algún interés en política actual, pero en el contexto de los hechos históricos objetivos, cuantificables, sin duda la respuesta es negativa.

Nadie debería poner en cuestión el papel relevante de la URSS en la derrota del nazismo. Que yo sepa nadie medianamente serio en el campo profesional de la Historia lo ha hecho. En cualquier estadística resalta el aporte en vidas humanas que los soviéticos pusieron en el asador de la guerra. Pero no entiendo qué objetivo tiene, 75 años más tarde, tratar de disminuir el papel de los EE.UU y su aporte material al triunfo final. Revisionistas de la Historia ya le colgaron al presidente Roosevelt el calificativo de “rojo” no solo por su política económica intervencionista en el interior,  también por la ayuda a Stalin para ganar la guerra o por las concesiones al zar rojo para la paz posterior.

La Historia lleva camino de convertirse en un deporte del que todos saben, como el fútbol o el tenis. Mi memoria alcanza al tiempo en que Santana empezaba a dar mucha guerra en el Open de Australia. Casi nadie por aquí sabía la razón por la que la puntuación en tenis es tan rara: 15, 30, 40…Claro que entonces la libra tenía 20 chelines y cada chelín 12 peniques o al contrario. Quién lo recuerda ahora. Yo me he apartado del asunto pero sospecho que el VAR es ahora gran tema en los bares.

El Tribunal Supremo de este reino también ha querido hacer su contribución a la disciplina académica y mostrando el pelo de la dehesa de muchos de sus miembros ha dictaminado que Franco era el Jefe del Estado en octubre de 1936. Seguramente no eran conscientes de la que estaban liando. O sí. Es gente de mucho estudio y sueldo generoso que pagamos entre todos. Tiempo habrán dedicado al asunto de la exhumación del traidor…Eso era el general que se rebeló contra su gobierno, pero lo hemos dicho poco. Hay que repetirlo.

Nadie recordará ya, tampoco, qué era Fedisa. El intento de Manuel Fraga de democratizar el franquismo pero poco. Lo que valió aquella chanza cantada de que la reforma era un aparato irreformable sin sabor ni al pescado ni a la carne (hay que risa tía Fedisa…) Pues aunque lo hayamos olvidado, se impuso la reforma frente a la ruptura, y hemos seguido caminando y llegado hasta aquí, y algunos se quedaron por el camino. Y ahora un eminente constitucionalista, Pérez Royo, parece que ha afirmado que la Constitución es irreformable en la práctica. Podría ser un generoso salvavidas para quienes nos dirigen y no han sido capaces de articular una mayoría social que, 40 años más tarde, puntuara algunas letras i.

Hoy mismo, a las afueras de Bayona, en Francia, me he encontrado la calle Julián Grimau. No sé cuántas poblaciones españolas tienen un rótulo similar. No he perdido la esperanza de que la semana próxima, con alcaldes frescos, alguna de esas cosas se conviertan en realidad. No hace falta que las calles recojan el nombre de las víctimas pero empieza a ser urgente, 80 años después, que dejen de alabar a los traidores.







lunes, 3 de junio de 2019

Ya falta menos


Estos primeros días de junio desde hace mucho, mucho tiempo, me llevan a Normandía. El jueves se cumplirán 75 años del día más largo. Una de mis hermanas lo hará un par de semanas más tarde, y Teresa y Carmen, mis mujeres del 44, muy poco después. Muy marcado por esa fecha, sí. También hay en estos largos días primeros de junio otros aniversarios más recientes. Cinco años, de dos sucesos que me llegaron juntos: La abdicación del rey pícaro, en la versión actual de Anguita, y la noticia del  fallecimiento de Alberto Pico, digamos que un compañero de trabajo muy especial. Estábamos en la Plaza Porticada, como en un sueño, creo que reclamábamos el derecho a decidir (la forma de estado) y otro compañero y amigo me dio la noticia.

Junio no ha hecho más que empezar. Ya falta menos para el día 15. La plaza del Ayuntamiento ha visto la concentración de miles de racinguistas  la pasada madrugada. Hay que prepararse por si finalmente hay cambio en el sillón de la alcaldía. Mantengamos la ilusión. He rematado mayo con una cita segoviana. Cirilo Rodríguez, exponente de la primera televisión, canal único y blanco y negro, hace 35 años que da nombre a un premio muy valorado por los periodistas.

Se entrega a alguno de los que trabajan en el exterior, a menudo en zonas en conflicto y con evidente peligro para quienes nos cuentan esos conflictos. Una amiga era finalista en ese premio. Hace  siete años que cuenta el conflicto en Palestina para un medio catalán, y para uno ruso. Primero pasó por Bosnia y Kosovo… Su segundo premio sabe a lo que saben los segundos premios. Extraordinario por un lado y qué faena por otro. Llegar hasta el final y…

Y hay que volver a casa, con la satisfacción de haber conocido a referencias de la profesión, Calaf, Lobo,… y el Racing ha sido capaz de recuperar una parte de su/nuestro patrimonio histórico, pero es lunes y las citas electorales tienen navajeos  diversos como postre que, aunque esperables, alcanzan niveles poco dignos como cuando se intenta embarrar la gestión de Carmena. Se puede entender cuando llega desde el otro flanco, pero resulta menos comprensible si el ataque llega desde una izquierda supuestamente transformadora. Sin el BOE, sin los gobiernos autonómicos, sin las alcaldías, las transformaciones son humo negro.

Hay otros fracasos que se disfrazan: Portazos. También algunas desapariciones que se asemejan a evaporaciones. Figuras en un cartel electoral, quién sabe con cuánto merecimiento, los votos a esa lista no alcanzan para otorgarte cargo, y… desapareces. Qué difícil la pedagogía de la democracia. El trabajo lento, de convencimiento, no está de moda. Qué se entiende hoy en el espectro de centro-izquierda e izquierda por un concepto de frente amplio?  Dirigentes de entre segunda b y tercera, con poco éxito electoral no dudan en culpar directamente al electorado. O al empedrado.

Pero hay datos objetivos. En Santander, para no ir más lejos, el binomio participación/abstención, en qué secciones electorales se da con más fuerza y a quién beneficia o perjudica. Sangrante el color azul dominante en el norte del municipio, o en parte del oeste. Del centro y el este no se sorprende nadie. Pablo Iglesias II parece buscarse un lugar en los libros de texto del futuro con afirmaciones del tipo “la división no suma, resta” Al fin y al cabo recordamos a Parménides por algo parecido. Pero si de la cúpula llega ese análisis, no hay que esperar nada mucho mejor de escalones más bajos.

Los análisis de datos electorales están, más que nunca, al alcance de todos. Se puede ver cartografiado todo el territorio a niveles de sección censal, conjuntos de poco más de mil electores como máximo. En los municipios más poblados de Cantabria, sin excepción, el PRC ha ganado las elecciones regionales y el PSOE, con la única excepción de Cayón, las europeas. Con más variedad se ha repartido el triunfo en las municipales.

El PRC, que no recomendaba voto para las europeas, obtiene más de 120.000 votos en las autonómicas y los socialistas, terceros en las autonómicas, ganan con más de 117.000 votos las europeas. Los populares ganan en votos las municipales pero obtienen más de un tercio de sus votos en la capital. Otro tercio, ahora del voto socialista para las europeas en la capital, no eligió la lista de Zuloaga. Algo muy parecido ocurre en Torrelavega y en casi todos los grandes municipios salvo Marina de Cudeyo. Es precisamente la de Zuloaga la desaparición más llamativa de todas… pero un día de estos aparecerá. Esperemos. Prisa mata.

   







lunes, 27 de mayo de 2019

Hacer cumbre


Como siempre, al día siguiente, todos hemos hecho cumbre, o pescado la trucha, el salmón, el jargo más grande. La semana final de las campañas múltiples nos ha sorprendido con noticia y foto de un atasco en el Everest. No hay problema, a cambio de entre 60.000€ un ascenso barato y el doble o poco más, con sherpas de lujo, la cumbre del planeta está cada vez más al alcance de cualquiera que lo pueda pagar. A mí que no me esperen. Mis techos andan poco por encima de los 3000 m de altura. Creo que puedo asegurar que no voy a morir en los Himalayas. El atasco se ha llevado a algunos por delante. Te expones demasiado tiempo a respirar a esa altura y… dejas de respirar.

Se me ha aparecido en la semana del atasco, otra vez, el canto general de Neruda. Voy a vivir. Yo no voy a morirme… y el recuerdo de R, la madre de mi amiga MF, que no quería morir antes que Franco, como ya le había pasado al padre de MF. Familias republicanas que en 1974 y 75 llevaban ya demasiado tiempo en silencio. R murió algunas semanas antes que Franco. He pensado también esta semana si me alcanzaría el viaje a la otra orilla antes de que la alcaldía de Santander cambie de color. Y todavía parece que no puedo morir tranquilo. Me queda confiar en Ceruti.

Santander es una de las cinco mayores ciudades de España que no ha conocido alternancia política desde 1979. La única capital de comunidad autónoma. Otra vez Bilbao nos roba la cartera. No nos dejan el título de únicos en… Allí el PNV manda tanto o más que aquí el PP. Después tenemos el fútbol… Su Athletic pertenece al selecto trío poseedor de la misma veteranía en primera división que la propia liga. Nuestro Racing no ha podido ayer, jornada electoral, poner un pie en la vuelta, ojo, a la segunda división. Después de la etapa más penosa de este club centenario hay que jugárselo todo el domingo en Mallorca en un campo denominado los (lugar de) malheridos, (Son Malferits) ay! O empezar otra ronda de encuentros en campos…

El resultado de las autonómicas en Cantabria confirma el sueño de Revilla. En una España teñida ayer de rosa, ya veremos tras los pactos cómo queda el mapa final, el “cacho” verde que soñaba el presidente se ha hecho realidad. Nos acompaña Navarra.  En las otras diez comunidades el PSOE ha sido la lista más votada. Pero la fórmula andaluza, aunque no se produzca nada más que en Madrid, capital y comunidad autónoma, va a dejar el triunfo socialista con una mancha excesivamente gruesa. Los barones díscolos refuerzan su poderío en Extremadura y La Mancha. Hay dificultades en Aragón, méritos propios del cacique local…

Además, la debacle de la autodenominada izquierda transformadora. El gurú número uno de Podemos, apartado de la primera fila por algún temita poco claro, ha sido el primero en disparar: Madrid se ha perdido por culpa de Errejón. Bueno, pues ya está el análisis completo. Juan Carlos M, listillo, la desaparición de Podemos de casi todos los parlamentos autonómicos y de los grandes ayuntamientos, también es culpa del nieto de Carmena? Andar por debajo de la mitad de los más de cinco millones de votos de diciembre de 2015 no merece más y mejor análisis?

Finalmente, el resultado de las elecciones al Parlamento de esta Europa más o menos unida, planteado en susto o muerte con respecto al avance de la ultraderecha y los euroescépticos de distinto pelaje, parece que está más cerca del susto que de lo otro. Pese a y pese a, y algún pese más que se nos aparezca cuando tengamos más claro qué se ha votado, o no, en Laponia y en Azores. La victoria del PSOE, aquí inapelable, catapulta a Pedro Sánchez dentro de la menguada izquierda europea.

Con más tiempo, habrá un bonito juego, por autonomías y grandes ayuntamientos, para ver los diferenciales, en más o menos, entre la lista local o regional de los socialistas y la encabezada por Borrell. En Cantabria, sin PRC, gana ampliamente el PSOE, más de 117.000 votos por 84.000 del P.P. Y eso se repite en Santander. El partido socialista aventaja en 5.000 votos a los populares, 30.000 frente a 25.000. Mientras que en las municipales la lista de la alcaldesa, y no es un juego, con 31.000 votos deja muy atrás los poco más de 20.000 de los socialistas. Ese es el sudoku del futuro. Y otro más interno. El PRC gana cómodamente las autonómicas en Santander. Revilla obtiene 10.000 votos más que su lista municipal en la capital. Mientras Zuloaga gana 5.000 votos menos que la lista municipal socialista de Santander.

15, 20, 30. Esos son los números socialistas. Ayer en esta ciudad 30.000 votantes eligieron al PSOE como favorito para el Parlamento europeo pero solo la mitad decidieron que esa era la mejor opción para el Parlamento regional. Los algo más de 20.000 que se confiaron al PSOE para la alcaldía, ocupan un lugar intermedio. Ay!




lunes, 20 de mayo de 2019

Dos tazas


Cuando se te pone la suerte de cara puedes hacer casi todo. Incluso saltar la banca. Pedro Sánchez ha tendido un puente al sector supuestamente inteligente del soberanismo catalán. No han querido jugar la carta del hablemos/parlem. Creen que les va mejor en el enfrentamiento a cara de perro. Iceta no presidirá el Senado, de momento al menos. A cambio, dos figuras del PSC, Batet y Cruz, presidirán las dos cámaras. Entre taza y media y dos tazas para los campeones del miedo a la realidad y van convirtiendo al presidente del gobierno en un campeón al estilo, al menos, de aquel viejo y añorado guiñol televisivo.

Batet es una personalidad que la mayoría no hemos descubierto todavía. Se casó en Santillana, con un dirigente del PP regional del que parece que ya está divorciada. De sorpresa en sorpresa con ella. Cruz no sé si nos ha visitado alguna vez pero tuvo años de radio en polémica con otro colega Manuel y filósofo también. Han pasado diez años o más. Reconozco que Cruz era el que me caía bien. El otro parecía más interesado en quedar bien. Creo que ahora se dice en hacerse el guay. Cruz podía interpretar la sensatez de la mayoría. Qué no cambie y a ver si el Senado empieza a servir para algo.

Las campañas electorales, locales, regionales, europeas… alguna más en las provincias vascas, alguna menos en cinco comunidades… han entrado en la recta de meta. El lunes próximo todo el pescado estará vendido. No oculto mi emoción, algo superior a un interés mediano, por el resultado de las municipales en esta ciudad desde la que escribo, en la que nací y a la que decidí volver hace ya más de treinta años. Parece que la aritmética va a posibilitar el cambio, la alternancia después de …ochenta años. No es fácil encontrar nada parecido. Solo malas artes parece que evitarían el necesario pase a la oposición de quien nos gobierna y nos ha gobernado cada vez peor.

Señora Igual: el 1 de febrero del año pasado diluviaba y hacía un frío propio del momento. Además entró en funcionamiento un nuevo diseño del transporte público urbano que resultó caótico desde el minuto uno. Lo malo, el escozor mayor, no es que horas después del inicio del desastre usted se permitiera tirar de las orejas a los ciudadanos por no haberse informado debidamente de los cambios. No. Lo peor es que le costó ocho meses reconocer el error, dejarlo todo como estaba el 31 de enero y haber gastado en esos fuegos de artificio más de siete millones de euros. Podría ser suficiente para no votar al PP local. Pero la lista de agravios al ciudadano es de muchas k’s, megas, gigas o teras. Al fin y al cabo, ochenta años es la vida media de un varón español.

Las europeas, tal como está el patio y dado el aprovechamiento del voto en las circunscripciones estatales, pueden arrojar un resultado escandaloso por el número de diputados extremistas, neofascistas, antieuropeístas en definitiva y no sé ya si eso es lo peor. Nunca sería un buen momento para tan malas noticias, pero además, este lunes se cierra con muy malas noticias sobre la pelea económica entre China y EE.UU.

Y las regionales parece que van a dar muy pocas sorpresas. Con el curriculum que tanto trabajo le costó, no creo que Pablo Casado tenga problema para encontrar empleo cuando sus Brutos propios le cosan a puñaladas.

lunes, 13 de mayo de 2019

Honores póstumos


Solo una vez hablé con Rubalcaba, no como tantos otros y otras que en las últimas horas han aparecido como confidentes diarios del desaparecido dirigente socialista. Fue en un hotel de Santander, en un acto de su partido, en el momento en que ocupaba la cartera de Educación o quizá todavía era secretario de Estado del mismo ramo. Probablemente ya se había aprobado la LOGSE, o estaba a punto, y había aspectos que se podían mejorar. Habló muy distendido, creo que casi cariñosamente, con los miembros de mi sindicato, que no era el suyo, que habíamos acudido al acto.

Me caía globalmente bien y eso no quiere decir aprobar totalmente su gestión, en mi opinión más brillante en todo lo relacionado con el ministerio del Interior que su paso por otras dependencias gubernamentales. En todo caso, si el PSOE ha administrado España más tiempo que el PP, probablemente Rubalcaba tiene mayor cuota que otros colegas, en los aciertos y fallos de su partido en tareas gubernamentales. Pienso sinceramente que demoró su salida de la política activa aunque fuera con su mejor  intención. Ganar a Carme Chacón por 22 votos, en febrero de 2012, supuso una agonía del socialismo español durante seis años. Al menos ha fallecido dejando a su partido en mejor posición que la que había arrastrado desde el inicio de las turbulencias financieras de 2008.

Será declarado hijo predilecto de esta su tierra natal. Me parece correcto. No somos muchos por aquí. Hay poca masa crítica para casi todo. No hay que rebuscar mucho para conceder a Alfredo Pérez Rubalcaba la distinción de mejor político cántabro de los 40 años de democracia. El gobierno regional  actual que puede ser casi igual que  el próximo, parece que ya tiene tomado el acuerdo. Me gustaría que tomase también otro. Estaría dispuesto, por mi parte, a que se declare hijo predilecto a quien lo logre, aunque no haya fallecido todavía.

En abril del año pasado nuestro parlamento regional aprobó, sin ningún voto en contra, y eso roza lo milagroso, una moción para manifestar el rechazo a que en el Puerto de Santander se hicieran las tareas de carga, a buques de la naviera saudí Bahri, de armas y  municiones que Arabia destina a su guerra en Yemen, contraviniendo acuerdos y disposiciones de orden internacional que prohíben ese tipo de tráficos. La movilización ciudadana había expulsado esos tráficos del puerto de Bilbao. Después de esa moción  parlamentaria ha habido no menos de seis escalas de esos buques, la última hoy mismo. Qué ha hecho el Gobierno de Cantabria para que ese acuerdo del Parlamento no sea papel mojado? Nada. Es así de terrible.

Estamos en campaña para las elecciones al Parlamento regional. Algún partido lleva en su  programa la prohibición de ese tráfico en nuestro puerto? Todavía no he podido comprobarlo pero espero tener tiempo de hacerlo antes de depositar mi papeleta.

lunes, 6 de mayo de 2019

Y una semana después


No he conseguido escribir un extra. La vida jubilada no es lo que parece. Y/o somos definitivamente más lentos. De algún recuento de los resultados del último domingo de abril proyectados hacia el último domingo de mayo, solo es prudente afirmar que está todo abierto. Modelo andaluz y modelo portugués. Para  el conjunto de España la primera opción quedó neutralizada afortunadamente. La ciudadanía española debería ser estudiada con alguna atención mayor. A veces he tenido, y tengo, la sensación de que no se respeta mucho, en comentarios políticos, la decisión electoral de esa ciudadanía.

Gobierno de coalición o acuerdo de legislatura, lo que sea finalmente, es bastante lógico que no se adelante hasta que finalice el proceso de elecciones locales y europeas. Habrá paquetes de negociación: Alcaldías importantes, gobiernos regionales y el gobierno de España. Me parece bastante normal pero hay ya mucho lamento en columnas de opinión y redes sociales.

Soy el hermano pequeño en mi familia. Algo he aprendido a lo largo de decenios sobre el comportamiento de pequeños y mayores si se quiere mantener o restaurar alguna armonía. Que los choques sean pasajeros o duraderos depende de todos, naturalmente, pero en política, donde voluntariamente me he situado en posiciones minoritarias, en algún tiempo con compromiso militante y más tarde como simple votante, he observado cierta falta de respeto por parte del hermano pequeño.

En la izquierda española, y con catorce resultados de elecciones al Congreso desde 1977, solo en diciembre de 2015 hubo uno que aproximaba a socialistas y a las confluencias a su izquierda, articuladas por Podemos, en un plano de cercanía en votos, no tanto en escaños (90 a 71) Como en el interior de cualquier familia, es necesario el respeto mutuo, disfrutar del momento, que no hay tantos, y olvidarse de la tentación de que sea el pequeño el que dé lecciones al que ha convencido a más votantes. Y lo planteo en términos de respeto. De igualdad con proporcionalidad.

En el colegio electoral el domingo pasado tuve dos aldabonazos que me han llevado a la reflexión de esta semana. Para señalar mi elección al Senado, sin importunar al presidente de la mesa y para abreviar la fila que había en la cabina, le pedí un bolígrafo a un interventor. Era el del PSOE. Al devolvérselo y darle las gracias, apreció algún guiño de mi parte que le hizo confesarme que tenía 84 años y que ahí seguía, sin resignarse, fiel a lo de siempre y esperando que parásemos el tirón del neofascismo…

Al salir, el choque con la luz primaveral casi me impidió ver a un antiguo alumno. Tenemos buena relación y las redes sociales la favorecen. Nos seguimos. Salía de votar con su familia. Una niña algo mayor que mi nieta. La crisis le ha dirigido, dentro de su empresa, a convertirse en un sindicalista bastante activo. Su comentario me escalofrió. Nos podíamos estar jugando el pase a la clandestinidad…Le dije que yo no estaba para trotes pero que recordaba la situación, que para mi no sería nueva…

Y todo, o casi todo lo demás, es cierto. En la noche electoral de junio de 1993, Felipe González declaró que había captado el mensaje para a continuación desdeñar a Izquierda Unida y pactar la legislatura con los nacionalistas catalanes. Jordi Pujol… En marzo de 2004, tras la convulsión del atentado, a Rodríguez Zapatero los jóvenes le pidieron que no les defraudara… Si la burra vuelve al trigo ¿Todo el mérito o culpa es de una parte? Nuestra derecha a veces da miedo a la mayoría y hay sectores de la izquierda que, supuestamente, todo lo hacen bien, pero no consiguen convencer a esa mayoría ¿No falla algo en ese análisis?

En la Europa actual, y así parece que lo ven desde todas esas atalayas, lo ocurrido en España hace ocho días es una especie de prodigio. La mayoría social, en un país como el nuestro, de los grandes de la Unión, ha optado por opciones progresistas para tratar de enmendar los muchos rotos y descosidos de los últimos diez años. Se está recuperando el volumen de empleo de 2008 pero ese empleo tiene una calidad infinitamente peor. La desigualdad ha aumentado hasta límites poco soportables. El consumo no se ha recuperado… Me encuentro en la mayoría social que ganó el domingo y me/nos felicitamos. De momento. Tiempo habrá para maldecir si hubiera que hacerlo. En pocas semanas las primeras decisiones.